DESPACHOS A TODO EL PAÍS

jueves, 2 de octubre de 2014

¡Quítate la vergüenza! Por qué debes hablar con tu médico sobre tu sexualidad

Hombre o mujer, es una discusión que puede ayudarte a prevenir una enfermedad cardiovascular

Si bien la vida sexual sana es parte integral de una vida saludable, muchas personas no hablan de los problemas sexuales que tienen con su médico. Ya sea por vergüenza o por tabú. Si bien esto está cambiando poco a poco, y muchas personas deciden consultar sobre problemas como la disfunción sexual o la falta de deseo sexual, los médicos no suelen preguntar acerca de la sexualidad.

Si tienes algún problema que afecta tu vida sexual como disfunción sexual (que antes se conocía como impotencia), falta de deseo o libido,dolor al tener relaciones sexuales (conocido como dispareunia en términos médicos), etc., es probable que busques ayuda de manera muy discreta porque te de vergüenza o porque consideres que el tema es un tabú. Quizás pienses que es demasiado íntimo para hablar con cualquiera al respecto.

Pero, ¿has pensado en hablar con tu médico? En muchas ocasiones, los problemas que afectan tu vida sexual tienen una causa física o emocional que deberían evaluarse.

Por ejemplo, los hombre que tienen dificultad para lograr una erección o sea, que tienen disfunción sexual o impotencia, por lo general, tienen algún problema cardiovascular.

Según estudios realizados al respecto, hasta un 70 por ciento de los hombres que han sufrido infartos (ataque al corazón) o angina de pecho tenían disfunción eréctil varios meses (hasta 39 meses) antes de sufrir el incidente coronario (el ataque al corazón).

Por eso, si es tu caso, no lo pases por alto. Deja la vergüenza a un lado y consulta con tu médico, puesto que la detección temprana de la causa de la disfunción eréctil puede evitar que sufras eventos cardiovasculares leves o graves. Una simple consulta sobre este tema, puede salvarte la vida. ¿Por qué no hacerlo?

A pesar de que cada vez los problemas sexuales se han vuelto una prioridad para las personas, los médicos tienen que estar más conscientes de ello y preguntarles a sus pacientes, entre sus exámenes de rutina, si tienen alguna dificultad en el aspecto sexual. Según datos publicados en España, menos del 22 por ciento de los médicos preguntan acerca de la salud sexual a los pacientes que los consultan.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

¿Embarazada? No se recomienda el consumo de leche no pasteurizada

Si estás embarazada y has oído hablar de que la leche cruda o no pasteurizada tiene más beneficios para la salud, ten cuidado, esto es un mito. El consumo de leche sin pasteurizar puede causar enfermedades graves e incluso la muerte del bebé que aún no ha nacido. Es importante que te informes para que tomes decisiones acertadas para tu salud.

Hay muchos mitos acerca de la leche y la mejor manera de consumirla. Algunos se preguntan si el proceso de pasteurización de la leche, además de destruir a los gérmenes (incluyendo a las bacterias) que pueden ocasionar enfermedades, también acaba con las bacterias benéficas y elimina nutrientes que podrían ayudar a la salud de los niños, de los ancianos y de las mujeres embarazadas.

Lo cierto es que desde hace algún tiempo, más y más personas se están inclinando por el consumo de la leche cruda o sin pasteurizar, porque le temen a los antibióticos y a las hormonas que en muchas ocasiones se encuentran en ciertas marcas de leche. Pero una cosa no tiene nada que ver con la otra. Es muy importante aclarar que la leche sin pasteurizar, es leche, que en pocas palabras, está contaminada con impurezas y con bacterias que pueden ocasionar enfermedades graves. La desinformación ha llegado al punto de que se crea que la leche cruda es mejor para quienes sufren de intolerancia a la lactosa.

Pero ¡cuidado! No te fíes de información engañosa. La Academia Americana de Pediatría publicó recientemente una declaración en la que recomienda que los niños y las mujeres embarazadas eviten el consumo de la leche cruda o sin pasteurizar.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

miércoles, 1 de octubre de 2014

“¿Por qué tengo tanta sed?” Explora algunas de las causas potenciales

Beber suficiente agua y otros líquidos es algo muy sano y conveniente para que el cuerpo y todos sus sistemas funcionen adecuadamente. Pero cuando la sed es continua y no se calma por más que bebas, entonces puede deberse a una condición que puede estar afectando tu salud sin que te hayas dado cuenta del peligro. Presta atención a algunas de las causas potenciales. 

La sed es la señal que envía el cuerpo cuando necesita reponer el líquido que ha perdido debido al calor, al sudor, al ejercicio o después de consumir alimentos muy salados. Normalmente, basta beber agua o algún otro líquido para saciar esa sed. En algunas ocasiones, la sed continúa aunque bebas líquidos y entonces puede ser un síntoma de algunas condiciones ya sean físicas o emocionales. El término médico para esa sed insaciable es polidipsia. Aquí te menciono algunas de las causas:
  1. Diabetes mellitus: (o niveles elevados de glucosa o azúcar en la sangre). El exceso de sed y los deseos de orinar frecuentemente son síntomas típicos de la diabetes, tanto la de la diabetes tipo 1 como de la diabetes tipo 2. Cuando la persona tiene diabetes, el exceso de glucosa (azúcar) se acumula en la sangre y entonces los riñones deben trabajar intensamente para filtrar y absorber el exceso de glucosa. Si los riñones no se dan abasto, el exceso de azúcar pasa a la orina junto con el líquido extraído de los tejidos, causando que la persona se deshidrate. Y como beberá más líquido para calmar la sed, producirá más orina. El círculo vicioso continúa hasta que se logren controlar los niveles de azúcar en la sangre. Además de sed excesiva, entre otros síntomas de la diabetes se encuentran el tener más hambre de lo habitual, deseos de orinar frecuentemente y pérdida de peso. Si tienes estos síntomas es importante que visites a tu doctor. Quizá tengas diabetes, especialmente si hay antecedentes de diabetes en tu familia.
  2. Diabetes insípida. A pesar de su nombre, no tiene nada que ver con la diabetes mellitus (ni con la diabetes tipo 1 ni la diabetes tipo 2), sino que está relacionada con trastornos de la hormona antidiurética, la vasopresina, o su receptor, lo que causa deseos frecuentes de orinar. Al eliminar líquido del cuerpo, aumentan los deseos de beber. Si no se trata, puede causar problemas renales (del riñón). No es una condición muy común.
  3. Deshidratación: Ésta puede deberse a que sudes excesivamente, a que hayas tenido vómitos o diarreas. Como resultado podrías tener: mucha sed, sequedad en los labios y en la boca, falta de energía y calambres. En conjunto, esos son los síntomas de una deshidratación moderada. Cuando la deshidratación es severa, la persona casi no orina, respira rápidamente, la piel pierde elasticidad, la presión arterial baja, el corazón late rápidamente y hasta puede perder el conocimiento. En este caso, hay que buscar ayuda médica de inmediato.
Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

El herpes zóster (la culebrilla) es más común después de los 50 años, pero puede afectar a jóvenes

El año pasado me diagnosticaron con herpes zóster, a la edad de 38 años. ¿Por qué adquiere esta afección alguien relativamente joven? ¿Significa que soy más proclive a contraerlo de nuevo, y debería vacunarme ahora o esperar hasta la edad recomendada de 60 años? 

RESPUESTA del Dr. James Watson, Neurología, Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, Estados Unidos:

El herpes zóster o culebrilla es consecuencia del virus de la varicela zóster, el mismo virus que causa la varicela. Una vez que alguien contrae varicela, el virus varicela zóster permanece para siempre en el organismo y cuando se reactiva, el resultado es el herpes zóster.

El herpes zóster normalmente implica un sarpullido en forma de cinta que aparece sobre un lado del pecho, abdomen o cara. Dicho sarpullido suele ser bastante doloroso. La mayoría de personas se recupera del herpes zóster en el transcurso de varias semanas, pero una pequeña cantidad de gente nunca deja de sentir mucho dolor en toda la trayectoria del nervio irritado a consecuencia de la reaparición del virus, y eso se conoce como neuralgia post-herpética.

El herpes zóster suele presentarse cuando existe alguna alteración en el sistema inmunitario de la persona. El debilitamiento del sistema inmunitario puede ser parte del proceso de envejecimiento y por ello, el herpes zóster tiende a ser más común a partir de los 50 años de edad. El riesgo para herpes zóster continúa aumentando a medida que uno envejece, y algunos expertos calculan que 50 por ciento de las personas que llegan a cumplir 85 años lo padecerán en algún momento de su vida.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

martes, 30 de septiembre de 2014

En cuanto a desórdenes genéticos, la edad de la mujer, no la del óvulo, es lo más importante

Se sabe que después de cierta edad, las mujeres tienen más probabilidades de tener un bebé con un desorden o trastorno genético. Pero quizás esto se deba a razones diferentes a las que normalmente se dan por ciertas. Un estudio nuevo desafía las teorías tradicionales. 

Todos los óvulos (ovocitos o gametos femeninos) que una mujer va a necesitar a lo largo de su vida se producen cuando ella está todavía en formación en el útero de su madre, listos ya para cuando la adolescente alcance la madurez suficiente para comenzar sus ciclos mensuales. Al nacer, la bebé trae consigo unos dos millones de óvulos, pero al llegar a la pubertad, esta cantidad se ha reducido a unos 500 mil. De todos esos miles, se calcula que desde la pubertad hasta la menopausia madurarán unos 500 óvulos, por lo general uno por cada ciclo. Cada mes, un óvulo maduro se desprenderá del ovario (ovulación) para ser fecundado por un espermatozoide (gameto masculino) y comenzar así un embarazo, o será descartado si no se fecunda con el sangrado menstrual.

En teoría, todos los óvulos tienen la misma edad cronológica, pero los que se ovulan más tarde en la vida son los que más probabilidades tienen que se produzca un error genético en caso de resultar fecundado. Durante varias décadas, se pensaba que los que se formaban primero eran de mejor calidad que los que se formaban después, o que tenían mejores conexiones entre los cromosomas. Esto se conoce como “hipótesis de la línea de producción”.

Otra teoría común es que los óvulos sencillamente envejecían a la par que la mujer.

Pero un estudio realizado por unos científicos de Washington State University, publicado en elAmerican Journal of Human Genetics, parece indicar que esas hipótesis están equivocadas.

De acuerdo a Terry Hassold, biólogo de cromosomas de dicha universidad y coautor del estudio: “No parece que los óvulos que se forman primero sean mejores que los que se forman después”.

Según Ross Rowsey, autor líder del estudio, si la hipótesis de la línea de producción fuera cierta, habría muchas células anómalas, y todas se habrían formado tarde. “En realidad, hay una incidencia bastante alta de células anómalas, pero tienen la misma probabilidad de que se formen temprano que tarde”.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

A la hora de caminar, unos pasos más pueden significar más años de vida

La regla es sencilla: si quieres vivir más tiempo ¡tendrás que caminar! Así lo indican estudios recientes que coinciden en que la mejor calidad de vida – y la más larga – podría estar al alcance de los que están dispuestos a dar unos pasos adicionales. 

Caminar es el ejercicio más fácil y económico de realizar. Sólo necesitas unas zapatillas cómodas, lo puedes hacer en tu propio vecindario y al horario de tu conveniencia. Además es uno de los que más beneficios aportan a la salud. Además de ayudarte a quemar esas calorías de más, reduce los riesgos de desarrollar diabetes, demencia, enfermedades cardiovasculares y, a la larga, agrega días de vida ¡y hasta mejora la memoria!

Una investigación reciente de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) o AHA, por sus siglas en inglés, indica que las personas que participan en una actividad física, como caminar, por lo menos dos horas y media semanalmente, pueden ser menos propensos a morir prematuramente que los que no lo hacen.

El autor del estudio, Paul Williams, del Lawrence Berkeley National Laboratoryen Berkeley, California, analizó información de 42,000 personas en su mayoría de mediana edad, quienes se inscribieron en el Estudio de Salud Nacional de Caminadores (Walker National Health Study) entre 1998 y 2001.

Los participantes llenaron cuestionarios sobre su salud y estilo de vida, incluyendo el ejercicio y sus hábitos alimenticios. Luego, los investigadores utilizaron los registros de defunción para hacer un seguimiento y averiguar quiénes seguían vivos a finales del 2008. Unas 2,448 personas, es decir un 6 por ciento, murió durante un promedio de nueve años y medio.

Según este estudio, aquellas personas que caminaron más de lo recomendado (dos horas y media semanalmente), tuvieron un tercio menos de probabilidades de morir en el período del estudio. Por su parte, los que siguieron el tiempo recomendado por la AHA, redujeron ese riesgo hasta en un once por ciento. 

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

lunes, 29 de septiembre de 2014

Estudio: Las dietas demasiado bajas en sal son tan perjudiciales como las dietas demasiado altas en sal

Un estudio reciente sugiere que consumir muy poca sal en la dieta es tan, si no más, dañino que consumir demasiada.

En los adultos, se ha recomendado una ingesta mínima de sodio es de 1,5 gramos al día, con un límite máximo tolerable de 2,3 gramos al día. La mayoría de las personas en América del Norte consumen sodio en niveles mucho más altos de lo recomendado. Muchos expertos creen que el aumento del consumo de sal es un factor de riesgo para el desarrollo de la hipertensión arterial. El exceso de sodio puede además contribuir a las enfermedades del corazón (derrame cerebral, insuficiencia cardíaca), la enfermedad renal, la osteoporosis y el cáncer del estómago.

Si bien existen preocupaciones acerca de muchas personas que consumen demasiada sal, el sodio es necesario para el funcionamiento de los nervios y de los músculos, así como para mantener el equilibrio de líquidos y electrolitos, y por lo tanto la falta de sal es también una preocupación potencial.

En un estudio reciente, los investigadores analizaron muestras de orina de 101.945 personas en 17 países para evaluar la relación entre la ingesta de sodio y la muerte así como el riesgo de eventos relacionados con el corazón. Se estimó la ingesta de sodio a través de mediciones de sodio en la orina.

Los investigadores encontraron que las personas que consumían 7 o más gramos de sodio por día tenían un mayor riesgo de muerte o de eventos relacionados con la enfermedad del corazón. El vínculo entre la ingesta elevada de sodio y la muerte o la enfermedad cardíaca fue mayor para las personas con presión arterial alta. Sin embargo, las personas que consumían menos de 3 gramos de sodio por día tenían un riesgo todavía mayor de muerte o de eventos relacionados con la enfermedad del corazón, lo que sugiere la necesidad de asegurar que las personas no bajen el consumo de sodio al extremo.

Los autores concluyeron que la ingesta de sodio de entre 3 y 6 gramos diarios está vinculado a un menor riesgo de muerte y de eventos relacionados con la enfermedad del corazón. El consumo diario superior o inferior a este rango parece aumentar el riesgo de muerte.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

4 consejos para que ser saludable no sea una resolución, sino un hecho

Llevar un estilo de vida saludable es quizás, una de las resoluciones más comunes que toman muchas mujeres al empezar el año. Pero más allá de que te hayas prometido perder peso y llevar un vida más activa y equilibrada en todos los aspectos, ¿cómo haces para llevarlas del dicho al hecho? Para que tus resoluciones sobre hábitos saludables no se queden en el papel, toma nota de estos consejos.

Cada año que empieza tienes una lista larga de propósitos que cumplir y de seguro, adquirir hábitos de vida saludable está en los primeros lugares. Bajar de peso, comer más sano, hacer ejercicio, dejar el cigarrillo y otros vicios, dedicarte tiempo a ti misma, disfrutar de la vida. Sin embargo, el reto se plantea cuando aparecen excusas como falta de tiempo, cansancio, falta de voluntad o demasiado trabajo.

Para que esas resoluciones de año nuevo se vuelvan una realidad en tu vida, basta con hacer una lista de cada una de ellas y tomar las medidas necesarias para que sean un hecho. Presta atención a estos consejos para que este año tu vida sea más sana tanto a nivel físico, como mental ¡Nunca es tarde para empezar!

1. Si quieres bajar de peso, la clave no es la eliminación sino la moderación. Es muy común que las mujeres que quieren adelgazar lo hagan tomando medidas extremas, todo y nada. Entonces, aparecen las dietas de sólo proteínas, sólo carbohidratos, etc., las cuales están destinadas al fracaso. Yo te aconsejo que tomes medidas realistas que puedas implementar diariamente y que no te quiten la posibilidad de gozar la comida, pero que con el tiempo, te ofrezcan resultados visibles y que puedas seguir a largo plazo. Por ejemplo: no comer postre, reducir el tamaño de tus porciones, elegir alimentos más sanos, enfocarte en balancear tu comida con granos enteros, carbohidratos saludables y proteínas magras.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

domingo, 28 de septiembre de 2014

¿Es cierto que la diabetes afecta la vida sexual de las mujeres?

Casi siempre que se habla de diabetes y disfunción sexual, se piensa que es algo que sólo concierne a los hombres. Sin embargo, la diabetes también afecta en gran medida la vida sexual de las mujeres. Si es tu caso y tienes dudas al respecto, sigue leyendo. En este artículo te contamos cómo la diabetes puede afectar tu vida sexual y qué puedes hacer al respecto.

Las mujeres, por naturaleza, somos seres complejos en el área sexual. Nosotras necesitamos sentirnos cómodas emocional y físicamente a la hora de tener intimidad. Sumado a esto, cuando se tiene diabetes tipo 1 o tipo 2, existen complicaciones que pueden afectar el placer que se siente a la hora de tener relaciones sexuales y hasta pueden disminuir el deseo sexual. ¿Por qué la diabetes puede meterse entre tus sábanas? En realidad no es la diabetes por si misma, sino más bien, las complicaciones que surgen como consecuencia de una diabetes no controlada.

Una de las complicaciones de la diabetes que interfieren en la vida sexual de los hombres y de las mujeres, es la neuropatía diabética. Cuando los niveles de glucosa en la sangre no se controlan, se producen daños en los pequeños vasos sanguíneos (microcirculación) que alimentan las terminaciones nerviosas del cuerpo. En este caso, las terminaciones de los órganos genitales pueden afectarse, por lo cual puede perderse la capacidad de sentir toda la gama de sensaciones placenteras que hay en el sexo y hacer que la hora de la intimidad sea — en el caso de las mujeres — incluso, dolorosa. Además, al producirse daño en los nervios debido a los altos niveles de glucosa en la sangre, la vagina no produce suficiente lubricación para que haya una penetración placentera.

Pero más allá de la lubricación, las mujeres diabéticas enfrentan otro problema a la hora del sexo: la falta de deseo o disminución en la libido. ¿Por qué desde que te diagnosticaron diabetes te dan menos ganas de hacer el amor? Si la última vez que tuviste intimidad fue doloroso, es probable que quieras evitarla a toda costa.

Otro factor que puede influir en la falta de deseo sexual es que muchas mujeres diabéticas tomanmedicamentos que pueden tener como efecto secundario, la disminución de la libido. Entre los medicamentos que pueden causar estos efectos se encuentran los que ayudan a nivelar los niveles de glucosa en la sangre, aquellos destinados a promover la salud del corazón y los riñones y por supuesto, los antidepresivos, que muchas veces son recetados a las mujeres diabéticas que se deprimen cuando les dan el diagnóstico.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

La etiqueta dice que ese alimento es “saludable”, ¿pero realmente lo es? 6 pasos para determinarlo con seguridad

A la hora de comprar los alimentos, no creas a ciegas lo que promete el fabricante, pues aunque en la envoltura se resalte sus características de “saludable”, si prestas más atención, o aprendes a leer mejor las etiquetas, ¡podrías llevarte una sorpresa!

Si hasta ahora te habías dejado guiar solamente por la promesa impresa de “saludable”, no te sientas culpable. Es mejor que te informes correctamente. Para ayudarte, aquí te propongo seis reglas de oro para que puedas comprar alimentos saludables que en realidad sí lo sean.

1. Presta atención al tamaño y a las porciones. No te dejes llevar por la emoción al ver que esa bebida o alimento que quieres comprar sólo tiene 100 calorías. Busca en la etiqueta o en el recuadro de información nutricional a qué volumen o porción del producto corresponde ese conteo. ¿Son 100 calorías por ración? ¿A cuánto equivale esa ración? De esa manera sabes exactamente cuántas calorías estás ingiriendo. Pero bajo en calorías no es necesariamente bueno para tu salud si el producto no te proporciona los elementos nutritivos que necesitas o te deja con hambre y sed hasta la próxima comida. El objetivo es lograr el equilibrio y la variedad en la dieta.

2. No todo lo que brilla es oro. Algunas etiquetas le atribuyen como “saludable” alguna característica que simplemente no existe, o le adjudican un valor pero ocultan otro. Por ejemplo: algunos embutidos que afirman que está “libres de nitratos”, por lo general contienen zumo o jugo de apio, que es una fuente natural de nitratos. Otros aseguran que “no contienen azúcar”, pero tienen algún jarabe rico en azúcares. Y hay aquellos cuyas etiquetas indican que no contienen “grasas trans”, pero no aclaran por cuál otra grasa las sustituyeron. ¡Ten cuidado! 

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

sábado, 27 de septiembre de 2014

Ver la vida a todo color se hace más difícil con la edad

Con el paso de los años, de tantas cosas que se ven en la vida, se va ganando en madurez y experiencia. Pero todo tiene su precio: la edad pasa la cuenta en otras formas, como en el aumento de los problemas de la visión cromática y especialmente aquellos relacionados con la capacidad de distinguir colores.

Con la edad la vista de las personas va cambiando. Algunos cambios son normales, debido al proceso natural del envejecimiento, y basta con visitas frecuentes al oftalmólogo (el médico especializado en la vista), anteojos (gafas o lentes), y nueva o mejor iluminación para mejorar la precisión y el enfoque que se necesitan para realizar las actividades diarias.

La capacidad de distinguir los colores y sus gradaciones (graduaciones) nítidamente, es otra de las capacidades que se van perdiendo a medida que se llega a la edad avanzada, dificultando tareas como distinguir el color de los alimentos, seleccionar un hilo para coser del color adecuado o combinar la ropa. Este problema de la vista fue estudiado y descrito por primera vez a fines del siglo XVIII por el químico inglés John Dalton, que lo padecía. Dalton aparece en el grabado que acompaña este artículo.

Según unas investigaciones realizadas por The Smith-Kettlewell Eye Research Institute, en San Francisco, California, estas anormalidades de la visión cromática aumentan considerablemente con el paso del tiempo, llegando a afectar a más de la mitad de las personas en los grupos de mayor edad. Antes de los 70, muy pocas personas tienen problemas con la visión cromática, pero la tasa de incidencia aumenta rápidamente en décadas posteriores.

Los investigadores llegaron a esta conclusión después de administrar pruebas de visión cromática a un grupo de 865 adultos seleccionados al azar, entre los 58 y los 102 años, pero excluyeron del estudio a las personas que tuvieran cualquier tipo de defecto congénito de la visión cromática (como el daltonismo o la ceguera del color). Los tipos y tasas de irregularidades de la visión cromática se midieron en grupos de diferentes edades, y mostraron los siguientes resultados:

• En general, el 40 por ciento de los participantes obtuvo resultados anormales en una de las dos pruebas de visión cromática. El 20 por ciento no pasó ninguna de las pruebas.

• La tasa de falla en las pruebas fue considerablemente mayor en los grupos de mayor edad. Por lo que en las irregularidades de la visión cromática: hubo relativamente pocas en las personas de menos de 70 años, se detectaron en alrededor del 45 por ciento de los participantes en los 70, aumentó hasta en un 50 por ciento entre los que tenían 85 años o más y llegó a casi las dos terceras partes del grupo de 90 en adelante. 

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

El aceite de menta podría mejorar el rendimiento atlético

Un estudio reporta que el aceite esencial de menta (hierbabuena o yerbabuena) podría ayudar a mejorar muchos aspectos del rendimiento deportivo en los varones saludables.

El rendimiento deportivo o rendimiento al hacer ejercicio, describe la capacidad de un individuo para utilizar sus varios músculos para mantenerse en buena forma física. El ejercicio es cualquier forma de actividad física que ayuda a promover la salud en general. En su mayor parte, se considera beneficioso para la salud el movimiento del cuerpo, mientras se haga en moderación y en el nivel de habilidad de cada persona. Hay muchas maneras para ejercitarse, incluyendo la jardinería, el caminar, las actividades deportivas, y el baile. El rendimiento deportivo de un individuo puede ser medido en términos de la resistencia cardiovascular, la fuerza muscular y la capacidad de ejercicio.

Se ha estudiado la menta para la mejoría del rendimiento atlético. La menta es una planta que crece en toda Europa y América del Norte y es ampliamente cultivada por su aceite fragante. Históricamente se ha utilizado el aceite de menta para numerosas condiciones de salud, incluyendo los síntomas del resfriado común, los calambres, el dolor de cabeza, la indigestión, el dolor de las articulaciones y las náuseas. Se ha utilizado la hoja de menta para los trastornos estomacales o intestinales y para la enfermedad de la vesícula biliar. El aceite de menta está disponible en aceite de la hierba, en cápsulas con recubrimiento entérico, en cápsulas blandas de gelatina, y en forma líquida. En pequeñas dosis, como en el té o en la goma de mascar, la menta se considera segura en personas adultas saludables, no embarazadas, y no alérgicas. Los Estados Unidos son uno de los principales productores de menta. Los mayores mercados para el aceite de menta son los fabricantes de goma de mascar, pasta de dientes, enjuague bucal, y productos farmacéuticos. 

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

viernes, 26 de septiembre de 2014

¡Ojo con los medicamentos para el corazón!

El color y la forma de la pastilla pueden variar

Las apariencias engañan… Muchos pacientes con problemas del corazón pueden confundirse y dejar de tomar sus medicamentos si reciben en la farmacia una versión genérica de los mismos, de diferente color y/o forma que la versión original (de marca). Esto puede ser peligroso para su salud y hasta para su supervivencia. Nunca fue más cierto el refrán que aconseja no juzgar un libro por la cubierta.

Enrique regresó de la farmacia con los medicamentos que acostumbra tomar desde que tuvo un ataque cardíaco hace unos meses y los guardó cuidadosamente en el botiquín. Pero al momento de tomarlos, se llevó una desagradable sorpresa: uno de los frascos contenía una pastilla totalmente diferente a la que toma habitualmente. “Se equivocaron en la farmacia”, pensó. Cuando llamó para reclamar le explicaron que se trataba del mismo medicamento, pero de otro fabricante y que lo único diferente era el color y el tamaño de la pastilla.

Enrique hizo lo correcto, pero desafortunadamente, no todos los pacientes reaccionan de la misma manera. Muchos sencillamente, no toman un medicamento que les parece desconocido y descontinúan el tratamiento indicado por su cardiólogo. ¡Esto es un gran error!

La calidad de vida de los pacientes con enfermedades cardíacas, el manejo y el control de los síntomas y hasta su supervivencia están en gran parte relacionados con la disciplina con la que toman sus medicamentos, con la frecuencia y con las dosis indicadas por su médico. Sin embargo, según datos de la Asociación Americana del Corazón, las dos terceras partes de los pacientes toman los medicamentos de forma incorrecta. Y otros muchos, dejan de tomarlos por diferentes razones, entre ellas:
  • El alto costo de las medicinas que a veces no pueden pagar.
  • Los efectos secundarios adversos que pueden producir las medicinas.
  • La edad del paciente, su capacidad o disposición para tomar los medicamentos que muchas veces está relacionada con su estado de salud (dificultad con la memoria y/o para moverse, problemas de la vista, entre otros).
Pero la lista no termina ahí. Un estudio reciente, publicado en la edición de julio de la revistaAnnals of Internal Medicine, ha encontrado un mayor riesgo de que los pacientes dejen de tomar sus medicamentos cuando reciben la versión genérica del medicamento si la pastilla tiene un cambio en la forma y el color (de hecho, éste es uno de los primeros estudios en mostrar dicha asociación).

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

Algunos medicamentos para tratar el TDAH pueden ocasionar erecciones prolongadas y dolorosas

No es un efecto secundario frecuente de estos medicamentos, pero puede ocurrir. Y en ese caso, tienes que tratar el asunto sin demora para prevenir problemas más serios. 

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), los medicamentos con el metilfenidato que se recetan para tratar el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad o TDAH (o ADHD, por sus siglas en inglés) podrían en algunos casos raros, causar erecciones dolorosas y muy prolongadas.

Esta condición, conocida como priapismo, consiste en una erección no deseada y anormalmente prolongada, que no es causada por estimulación sexual y con frecuencia es dolorosa (ya que se presenta cuando la sangre queda atrapada en el pene). Se debe recibir atención médica de inmediato para evitar que el tejido que permite lograr o mantener una erección (disfunción eréctil) se dañe.

El priapismo puede ocurrir a cualquier edad, aunque es más común entre los 5 y los 10 años en los niños, y entre los 20 y los 50 años en los adultos. Los niños y los hombres muy jóvenes, sobre todo los que no han llegado a la pubertad, tal vez no reconozcan el problema o les dé vergüenza contárselo a alguien. Pero es necesario que vayan al médico si experimentan una erección dolorosa y persistente, que no desaparece en varias horas.

Por su parte, el TDAH es un desorden neurológico de la conducta, que generalmente se diagnostica en la infancia y a menudo llega hasta la edad adulta. Los síntomas incluyen dificultad para prestar atención y para controlar la conducta impulsiva, así como hiperactividad. El tratamiento consiste en medicamentos que ayudan a los pacientes a concentrarse y a controlar sus acciones. 

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

jueves, 25 de septiembre de 2014

¿Es hora de cambiar tus zapatos deportivos?

Te quedan tan cómodos que te daría pena deshacerte de ellos. Pero la comodidad no es precisamente el mejor indicador de que el tiempo de vida de tus zapatos deportivos ha llegado a su final. El desgaste no solamente afecta tu desempeño, sino que hasta pudiera ocasionarte lesiones. Aquí te damos una guía para saber si es hora de decirles, con mucha pena, ¡adiós!

Los zapatos o zapatillas son parte fundamental de tu equipo deportivo. Por eso hay que seleccionarlos con cuidado según el tipo de actividad física o deporte que se practique (ya sea caminar, correr, practicar fútbol o baloncesto). Tan importante como seleccionar el más adecuado y el de la talla correcta, es calcular cuál es, por así decirlo, la fecha de caducidad de este tipo de calzado, ya que cada vez que das un paso, estás contribuyendo a desgastar el material que le proporciona a tus pies soporte y acolchonamiento.

Hay quien decide descartarlos porque ya están demasiado sucios, porque tienen mal olor, porque las costuras se han abierto o la suela ha comenzado a desprenderse. Pero aunque no haya una fórmula definitiva, si hay una guía de uso y tiempo para reemplazar este tipo de calzado. Por lo general, los zapatos o el calzado deportivo se fabrican para que duren, en buenas condiciones, alrededor de 500 millas (804 km) para las personas que los usan para caminar, o de 350 a 500 millas (563-804 km) para los corredores de distancias largas o que tienen un paso pesado.

Debes tener en cuenta que los zapatos llamados minimalistas y los de competencias, debido al acolchonamiento del centro), duran un poco menos que los regulares. La vida útil de este tipo de zapatos es un poco menor: de 186 a 310 millas (300 a 500 km aproximadamente).

Además de la distancia recorrida hay otros factores que también influyen, como son tu peso y el uso que les des. Mientras más peses y más uses tu calzado deportivo, se desgastará con mayor rapidez. Si eres un corredor(a), el tipo de terreno sobre el que corras también influye. El asfalto es el que más desgaste causa en la suela y el que más la favorece es el tartán (el tipo de material que cubre las pistas de atletismo ya que éste mejora la caída y el impulso de los pasos ofreciendo mejor amortiguación). Recuerda que, por lo general, la mayoría de los zapatos deportivos, si los usas frecuentemente, se deben reemplazar cada 3 a 6 meses para que te den el máximo rendimiento.

A veces, basta con mirar los zapatos para darse cuenta es tiempo de reemplazarlos. Revísalos para asegurarte que todas sus partes (la suela, la suela del medio y la parte superior) estén bien unidas. Si la suela ha comenzado a despegarse, es momento de cambiarlas.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

Consume menos azúcar para lucir la mejor de las sonrisas

 Si quieres que tu sonrisa luzca perfecta y que tus dientes duren toda una vida, debes tener cuidado no solamente con la limpieza y la higiene bucal, sino además con lo que te llevas a la boca. Esto quiere decir… ¡menos azúcar! Sigue leyendo y te enterarás de cuánta puedes ingerir.

Teresa quedó sorprendida en su última visita al dentista. Ella mantiene excelentes hábitos de higiene oral. Se cepilla los dientes cada vez que come,usa hilo dental y termina la rutina con un enjuague que le deja la boca bien fresca. Sin embargo, en su última consulta con el dentista le encontraron dos caries. ¿En dónde estuvo su error?

Aunque Teresa no es fanática de los caramelos, descubrió que algunas de sus costumbres alimenticias, como acompañar sus comidas con bebidas gaseosas, café debidamente endulzado, y las mentitas que mantiene en el bolsillo (y en la boca) para “evitar el mal aliento”, fueron las causantes de sus caries. Por eso su dentista le recomendó una dieta baja en azúcar.

El consejo de reducir el consumo de azúcar para mantener una mejor salud oral no es nuevo. Desde 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugirió que el consumo de “azúcares libres” se mantuviera a menos del 10 por ciento de la ingesta total de calorías diarias. Los azúcares libres son azúcares que se agregan a los alimentos por el fabricante, el cocinero o consumidor; además de los que se encuentran de forma natural en la miel, jarabes, jugos o zumos de frutas y concentrados de frutas.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

miércoles, 24 de septiembre de 2014

“¿Soy o no soy alcohólico?” La cuestión es admitirlo

El alcoholismo es una de las enfermedades más negadas, no sólo por quienes la padecen sino también por las personas del entorno familiar que deben convivir con este problema.

Muchos asocian el alcoholismo con personas de bajos recursos y creen que hay que estar desamparado, no tener un techo donde vivir y beber demasiado todo el tiempo, para tener problemas de dependencia. Les es difícil admitir que sean ellos quienes puedan tener problemas con el alcohol. Esto es un error, ya que esta enfermedad suele producirse de manera gradual hasta que la persona ya no puede dejar de consumirlo. No se conocen las causas del alcoholismo y se cree que los hombres tienen más posibilidades de sufrir este padecimiento. Sin embargo, esta adicción puede afectar a cualquier persona, sin importar su sexo, su edad o su condición social.

Del mismo modo, aunque es una de las principales causas de cirrosis (una enfermedad del hígado), esta es sólo una de sus consecuencias físicas (quizás de las más extremas). Ya que existen otros daños causados por el alcohol que tienden a pasar desapercibidos. Por ejemplo: depresión, ansiedad, insomnio, baja autoestima, pérdida de la memoria, problemas de disfunción sexual e impotencia (en los hombres), daños al bebé (en las mujeres embarazadas), gastritis, várices en el esófago y hepatitis, entre otros.

Por eso importante reconocer el problema para tratarlo a tiempo. ¿Pero cómo detectarlo? Uno de los elementos clave para saber si estás en camino al alcoholismo es la advertencia de familiares o amigos que pueden ver alguna anomalía en tu relación con el alcohol. Por otro lado, intenta responder a estas preguntas: ¿alguna vez sentiste la necesidad de reducir la cantidad de alcohol que bebes, sentiste culpa por beber o tuviste discusiones por este tema? Si una o más de sus respuestas son afirmativas, puedes estar en riesgo. Asesórate y pide ayuda profesional. La solución depende de cada uno.

Tomado de Vida y Salud

Descubren una relación entre un tipo de arritmia y la diabetes

Un estudio nuevo muestra que existe una conexión entre la arritmia congénita y la capacidad del cuerpo para controlar los niveles de la glucosa. Este hallazgo puede ser de gran importancia para las personas que padecen este tipo de arritmia y para tratamientos futuros de la diabetes.

Un estudio reciente, realizado por unos científicos de la Universidad de Copenhague y publicado en la revista científicaDiabetes, encontró que los pacientes con arritmia congénita, cuando consumen azúcar, producen el doble de insulina que las personas sanas. Al mismo tiempo, el azúcar en la sangre de los pacientes se reduce considerablemente unas horas después de consumir azúcar u otros alimentos. En las personas sanas, por el contrario, el azúcar en la sangre se mantiene estable.

En el estudio participaron 14 pacientes con enfermedad cardíaca congénita y 28 personas sanas.

Según Signe Torekov, profesora auxiliar del Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Copenhague, los pacientes con un tipo particular de arritmia congénita se vuelven hipoglucémicos después de las comidas, lo que aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca (o sea una falla cardíaca). Debido a eso, es recomendable que estos pacientes procuren hacer cambios en su dieta y que se sirvan porciones más pequeñas de los alimentos. De esa manera evitan que sus niveles de azúcar bajen demasiado.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

martes, 23 de septiembre de 2014

Un gel podría ser efectivo para eliminar la papada

Tener exceso de grasa debajo del mentón o la barbilla, se conoce popularmente como “papada”. Este rasgo que puede aparecer por exceso de peso o pérdida de elasticidad de la piel, hace que muchas personas no se sientan atractivas y busquen soluciones para eliminarla. Todo parece indicar que en un futuro próximo, en vez de la cirugía estética, la solución podría ser la aplicación de un gel en la piel que sobra.

La papada es quizás uno de las razones por las que muchas personas van al cirujano plástico. Eliminar esa capa de grasa que cuelga debajo de la barbilla es la clave para que muchas personas recobren su “belleza” y se sientan más seguras de sí mismas.

Si bien la papada es más común en personas ancianas y con sobrepeso, también puede aparecer en personas delgadas y jóvenes. La pérdida de la elasticidad de la piel, la exposición excesiva al sol, así como factores hereditarios pueden ser las causas.

Entre los tratamientos para eliminarla, se encuentran perder peso, hacer ejercicio para fortalecer el cuello, aplicarse cremas para fortalecer la piel, y por supuesto la más efectiva de todas: la cirugía plástica (que incluye la liposucción).

Pero si eres de las personas que tienen papada y le teme al quirófano, esta noticia puede ser excelente para ti. Un gel denominado XAF5, elaborado porTopokine Therapeutics está pasando por la segunda fase de pruebas para demostrar su efectividad en la reducción de la grasa que se acumula debajo de la barbilla. El gel está elaborado con un componente que ya ha probado su efectividad para eliminar la grasa alrededor del ojo.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

lunes, 22 de septiembre de 2014

6 formas de reducir tu riesgo de cáncer ginecológico

Cualquier tipo de cáncer que afecte a los órganos reproductores de la mujer pertenece al grupo de cánceres ginecológicos. Hay cinco tipos principales y cada uno se denomina de acuerdo con la parte del cuerpo en que se desarrolla primero: cáncer cervical o del cuello uterino, cáncer del ovario, cáncer del útero, cáncer de la vagina y cáncer de la vulva. Miles de mujeres recibirán un diagnóstico de alguno de ellos este año y otras miles morirán por su causa. No te quedes cruzada de brazos. Conoce los síntomas y toma las medidas necesarias para prevenirlos.

Según datos proporcionados por los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC por su sigla en inglés), los distintos tipos de cáncer ginecológico afectaron, entre todos, a más de 84,000 mujeres en el 2009 (que es el último año en que disponemos de datos) en los Estados Unidos solamente, y les ocasionaron la muerte a casi 28,000.

Los cálculos del Instituto Nacional del Cáncer son todavía más alarmantes: pronostican más de 90 mil casos anuales y 30 mil muertes, atribuyéndole casi la mitad de los diagnósticos al cáncer cervical. Le corresponde al de ovario, el más letal de todos, casi la mitad del total de las muertes.

La Asociación Americana contra el Cáncer (American Cancer Society), por su parte, tiende a coincidir con el Instituto Nacional del Cáncer en cifras más elevadas en los diagnósticos (pronostica unos 91,730 diagnósticos para el 2013), y alrededor de 28,080 muertes para este mismo año, en lo que coincide con los datos de los CDC.

Todas las mujeres pueden padecer de algún tipo de cáncer ginecológico, aunque hay distintos factores de mayor riesgo para cada tipo. El riesgo aumenta con la edad, los antecedentes familiares y el estilo de vida. En general, si se detectan a tiempo, el tratamiento es más eficaz. Pero, desafortunadamente, muchas mujeres ignoran los síntomas de alarma (sangrado vaginal inusual, dolor y/o pesadez abdominal, picazón en la vulva, secreciones que cambian de textura o color e inflamación, entre otros), y hasta los aguantan durante meses sin buscar ayuda médica.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

domingo, 21 de septiembre de 2014

¿Cuál es el tratamiento para las infecciones vaginales?

Si tienes una infección vaginal, no te preocupes, porque hay varias formas de tratarlas. Existen varios tratamientos que se venden sin receta médica. El problema es que muchas mujeres no saben qué tipo de infección vaginal tienen y cuál es el medicamento que más les conviene. Si te interesa aprender más sobre el tratamiento de las infecciones vaginales, sigue leyendo. Acá te contamos más acerca de cómo liberarte de los molestos síntomas de esta condición que es bastante común en las mujeres.

Si recientemente fuiste diagnosticada con una infección vaginal, no te alarmes. Sé que todos aquellos temas que se relacionan con la salud de tu vagina pueden causarte no sólo preocupación, sino también pudor. Sin embargo, no hay razón para avergonzarse. La vagina es una parte de tu cuerpo como cualquier otra, y merece la atención y el cuidado necesarios para estar sana.

Como ya mencioné anteriormente en un artículo sobre el tema, las infecciones vaginales pueden ser causadas por el uso de duchas vaginales, por tomar antibióticos o esteroides que ocasionan cambios en el equilibrio natural de los microorganismos (los hongos y las bacterias) que viven en la vagina.

Irritación, comezón, cambios en el color y el olor del flujo vaginal, dolor durante las relaciones sexuales o un leve sangrado pueden ser síntomas que sugieren la presencia de una infección vaginal. Si sospechas que tienes una, pero no sabes cómo tratarla, visita a tu médico. Hablando de esto con naturalidad podrás tomar las medidas necesarias para quitarte esta incomodidad. Recuerda que las infecciones vaginales, si se tratan de manera oportuna y acertada, no traen mayores complicaciones.

La forma de saber si tienes una infección vaginal es realmente sencilla. Tu médico tomará una muestra del flujo de tu vagina o del flujo cervical, y lo enviará a un laboratorio para que sea analizado. O simplemente se te tomará la muestra en una clínica. Estos resultados son los que te permitirán saber qué tipo de infección vaginal es la que tienes.

¿Cómo se puede saber cuál es el mejor tratamiento para tu caso?

Con los resultados de los exámenes, tu médico podrá recomendarte el tratamiento más adecuado. Como es posible comprar algunos medicamentos sin receta médica muchas mujeres prefieren saltarse el paso de visitar a su médico y comprar los medicamentos por su propia cuenta. Sin embargo, al no conocer exactamente qué tipo de infección tienen no aciertan en su elección.

Cuando usas los medicamentos que NO son los más adecuados para la infección, retrasas el diagnóstico y de esta manera el tratamiento, exponiéndote a posibles complicaciones. Así que no tomes riesgos. Visita a tu médico y asegúrate de tener los resultados apropiados.

Como existen por lo menos 4 tipos diferentes de infecciones vaginales, también existen diferentes tratamientos. Toma nota:

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

sábado, 20 de septiembre de 2014

Preguntas comunes sobre las infecciones vaginales

Hoy en día siguen existiendo mitos entre las mujeres acerca de muchas cosas relacionadas con la salud de su vagina. Aunque actualmente estos temas se tratan con más libertad y confianza, algunas mujeres sienten incomodidad e inclusive vergüenza a la hora de hablar abiertamente de su vagina. Si ese es tu caso, quiero invitarte a hablar de algunas de las infecciones que afectan con gran frecuencia a las mujeres: las infecciones vaginales.

¿Por qué las mujeres no hablan de las infecciones vaginales?

Lo que particularmente he encontrado entre mis pacientes e inclusive entre las mujeres que nos escriben y consultan en nuestra página, es que muchas de ellas relacionan a las infecciones vaginales con Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). Las mujeres sienten que si preguntan o hablan de las infecciones vaginales se puede poner en entredicho su sexualidad o inclusive la sexualidad de su pareja. La verdad es que esto no es necesariamente cierto. Varias de las infecciones vaginales se deben a cambios en la flora de tu vagina, ya que puede verse afectada por diferentes factores como lo verás más adelante.

¿Qué son las infecciones vaginales?

Para aclarar este tema, lo mejor es ir por partes. Para entender de qué se tratan las infecciones vaginales es mejor que empecemos hablando de la “vaginitis” y la “vulvo-vaginitis”. La vaginitis se refiere a la inflamación de la vagina (que puede ser por infección), mientras que la vulvo-vaginitis se refiere también a la inflamación de la vulva (la parte externa de los genitales, en donde empieza la vagina). Las infecciones vaginales pueden ser causadas por diferentes microorganismos como bacterias, hongos, o inclusive virus. En otros casos, estas infecciones pueden producirse debido al uso de cierto tipo de ropa interior que impide el paso del aire a la zona genital (que favorece la multiplicación de algunos hongos que viven en tu vagina); o a la irritación causada por ingredientes de algunas cremas o aerosoles que entran en contacto con la vagina (que favorecen el desbalance de la flora vaginal). En otras ocasiones, las infecciones vaginales son el resultado del intercambio de microorganismos durante las relaciones sexuales.

¿Existe un solo tipo de infección vaginal?

No. Hay varias infecciones vaginales e incluyen:...

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

viernes, 19 de septiembre de 2014

Los senos fibroquísticos: lo que debes saber sobre esta condición tan común

Aunque molesta y dolorosa, es una condición benigna, bastante frecuente en las mujeres, sobre todo en sus años de fertilidad. Averigua si también tú tienes senos fibroquísticos, y qué puedes hacer para aliviar el dolor.

Si estás ya en la treintena, tal vez notes por primera vez algunos síntomas en los senos como inflamación, dolor en las axilas y abultamientos que nunca habías palpado antes y que pueden causarte incluso angustia y preocupación. Tu caso es el caso de muchas mujeres, porque en esta etapa el sistema hormonal empieza a experimentar cambios, y el nivel de las hormonas fluctúa más que antes. Estos síntomas que vienes experimentando se conocen como cambios fibroquísticos del seno (o cambios cíclicos del seno), porque se presentan con el ciclo menstrual y con él desaparecen. Son más marcados inmediatamente antes de comenzar el periodo, y más marcados en algunos ciclos que en otros.

¿Sabes a que se deben? Los expertos piensan que los cambios fibroquísticos del seno están relacionados con los cambios hormonales que ocurren durante el ciclo menstrual. Cada mes, tu cuerpo se prepara para un posible embarazo, y produce las hormonas que les indican a los senos que fabriquen leche. Las glándulas mamarias aumentan de volumen, lo que provoca los abultamientos y el dolor.

Los cambios fibroquísticos pueden presentarse en un seno o en los dos. Entre los más comunes están:
  • Inflamación de los senos.
  • Sensibilidad o dolor en los senos, que se describe a veces como dolor sordo o pesadez.
  • Dolor y molestia en las axilas.
  • Abultamientos en los senos. Las áreas quísticas están siempre en el mismo sitio, y aumentan de tamaño o se encogen en relación con el ciclo menstrual. Si ejerces presión sobre ellas las sientes más densas, y los abultamientos pueden moverse en lugar de parecer adheridos al músculo de abajo.
Los senos fibroquísticos son muy comunes y benignos. No son señales de cáncer ni conducen a él. El único problema es que hacen más difícil detectar un cáncer del seno para tomar medidas a tiempo. De ahí la importancia de que consultes con el médico si notas algunos de los siguientes signos o síntomas, sobre todo si tienes un riesgo más alto de lo normal de cáncer del seno, como antecedentes familiares de cáncer. Me refiero si alguien cercano en tu familia ha tenido cáncer, especialmente del seno. Los signos y/o síntomas son los siguientes:
Te duelen los senos y no se presenta tu periodo del mes. Aunque esto no es señal de cáncer, sí puede indicar que estás embarazada, y debes hacerte un examen para determinarlo.
Señales de infección en los senos. Esto incluye inflamación súbita de los senos, enrojecimiento o dolor, con fiebre o sin ella.
  • Secreción de pus o de sangre en los pezones.
  • Un dolor repentino y agudo en los senos sin causa aparente (como un golpe), que dura dos semanas o más.
  • Un dolor persistente o que se van incrementando en uno de los senos o en los dos, sobre todo si permanece en una área del seno.
  • Un abultamiento nuevo en un seno, que no desaparece después de tu periodo menstrual. Si no tienes periodos menstruales, ve sin demora al médico si notas un nuevo abultamiento.
  • Arrugas o pequeñas depresiones en la piel del seno o de los pezones.
No te preocupes, que hay remedios que pueden aliviar tus molestias...

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

jueves, 18 de septiembre de 2014

7 síntomas de la diabetes que debes reconocer para detectarla a tiempo

Como con cualquier otra enfermedad, es importante que conozcas las señales tempranas de la diabetes para poder identificarla desde sus inicios y evitar problemas en el futuro. Entérate aquí de los síntomas a los que debes prestar atención.

Detectar cualquier condición en sus etapas más tempranas es fundamental, y la diabetes no es la excepción. A menudo, los síntomas iniciales de la diabetes casi ni se notan, especialmente los de la del tipo 2, porque suelen ser muy leves, y es frecuente ignorarlos o atribuirlos a otro problema de salud. Sin embargo, si experimentas algunos de los síntomas que te indicamos a continuación, acude sin demora a tu médico para que te haga la prueba de diabetes. Si no se trata a tiempo, la diabetes puede dar lugar a complicaciones muy serias, que van desde problemas renales (en los riñones), cardíacos (en el corazón) y en los ojos (incluyendo ceguera), hasta una amputación o coma diabético, por nombrar algunos.

Entre los síntomas que te ayudan a identificar la diabetes en sus inicios están los siguientes:

1. Mucha sed y necesidad de orinar frecuentemente.
Ambas cosas son de las primeras señales típicas de la diabetes. La razón: si tienes diabetes, el exceso de glucosa o azúcar en la sangre se acumula, y tus riñones se ven obligados a trabajar más de lo normal para filtrarlo y absorberlo. Si tus riñones tienen dificultades para controlar los niveles elevados de azúcar, el exceso de glucosa se expulsa a través de la orina junto con los líquidos extraídos (que se sacan) de los tejidos. Eso te hace orinar con más frecuencia, lo que puede provocar deshidratación. Y mientras más líquidos bebas para calmar la sed que sientes, más orinas.

2. Fatiga.
Otro de los primeros síntomas de la diabetes es la fatiga sin motivos aparentes. La causa principal de esa fatiga o cansancio es que el cuerpo de un diabético no tiene la insulina que necesita para que el azúcar en la sangre entre en las células, en donde se convierte en energía energía (porque no produce suficiente o porque no funciona bien, hay resistencia a la insulina). Sin la energía que sirve de combustible para que el cuerpo pueda funcionar, la persona se siente extremadamente cansada. Hay otros factores que pueden contribuir a la fatiga, sobre todo la deshidratación, la obesidad y la presión arterial elevada o hipertensión que frecuentemente se asocian a la diabetes.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud