DESPACHOS A TODO EL PAÍS

sábado, 25 de octubre de 2014

¿Me podré volver a enamorar?

Las heridas de amor son las más difíciles de curar. Una decepción, una traición o simplemente un alejamiento dejan huellas profundas y dolorosas. Muchas veces el sufrimiento es tan intenso que hace difícil buscar otro amor. Para muchos, es más fácil caer en la negación, pretextos y escapes que volver a arriesgar y sentir otra decepción.

Gabriel deshizo su compromiso con Elisa hace más de dos años y no se ha podido reponer de su separación. Elisa por su parte, sufrió y lloró por meses pero finalmente superó su dolor y encontró a otro muchacho con el cual se casó a los pocos meces del noviazgo.

Gabriel se ha dedicado a trabajar y a distraerse. Ha tenido muchas buenas oportunidades para volverse a enamorar, ha conocido a todo tipo de mujeres: lindas, simpáticas, preparadas, desafortunadamente a todas les encuentra rápidamente un pretexto por el cual no funcionaría la relación. Así se justifica y se convence de que difícilmente hay alguien adecuado para él.

El tiempo pasa y Gabriel no se está hace más joven, cada vez le cuesta más trabajo encontrar una mujer con la cual pueda tener una buena relación. Sus amigos están preocupados por él ya que no es el mismo de antes. Dicen que se volvió un hombre serio, distante y muy reservado.

¿Cuántos años van a pasar antes de que Gabriel se recupere y se abra a la posibilidad de encontrar una buena mujer y volver a sentir amor?

El amar tiene grandes riesgos y no siempre uno puede estar seguro de que el cariño y amor serán correspondidos, pero si no se arriesga, es muy probable que tampoco vuelva a disfrutar de los beneficios de estar en una relación estable, ni tampoco podrá sanar las heridas causadas en su última relación, amar implica sentir con pasión a pesar de que también se puede sufrir con dolor, en fin todo es parte del amor.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

viernes, 24 de octubre de 2014

Las grasas son necesarias para una buena salud

Pero no todas son iguales: hay que saber escoger

Si eres de las personas que están en la onda de llevar una dieta sin grasa, vale la pena que evalúes tu posición. Las grasas que contienen ciertos alimentos, no sólo no son malas para la salud, sino que proporcionan beneficios. La clave es identificar el tipo de grasa, qué alimentos las contienen y la cantidad que te conviene comer para que te ayuden en vez de que te perjudiquen. No dejes de leer esta columna.

Cuando oyes la palabra grasa, es probable que de inmediato hagas una asociación negativa en tu mente, y la relaciones con sobrepeso, colesterol alto en la sangre, enfermedades cardíacas, etc. Sin embargo, hay que saber distinguir las grasas buenas de las malas, pues eliminar las grasas buenas de nuestra dieta, puede resultar tan perjudicial para la salud como el consumo de las grasas malas.

El consumo de grasas beneficiosas en tu dieta es indispensable para tener una buena salud, puesto que son esenciales para que el cuerpo pueda funcionar. Por ejemplo, algunas vitaminas necesitan de la grasa para poder absorberse, pasar a la sangre y así poder nutrir tu cuerpo.

Las grasas saludables son las monoinsaturadas y las poliinsaturadas (el aceite de oliva, el aguacate o palta, las almendras, los pescados grasos — que contienen ácidos grasos Omega-3 –, por nombrar algunos ejemplos) y que son líquidas a la temperatura ambiente. Las grasas malas, en cambio son las saturadas y las grasas trans (la margarina, la mantequilla, la grasa animal –proveniente de la vaca y del cerdo-) y que son sólidas a la temperatura ambiente. 

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

jueves, 23 de octubre de 2014

¿Qué método de cocinar es más saludable?

No sólo lo que comes es lo que ayuda a que te mantengas sano(a). También es importante cómo lo cocinas. Hay muchas maneras de preparar tus alimentos, algunas más beneficiosas que otras. Aquí hago un repaso de las técnicas de cocción y sus beneficios.

Si quieres empezar a comer más sanamente, no solamente debes comprar ingredientes frescos y de calidad (idealmente sin procesar, en algunos casos, si es posible, orgánicos), además debes tener en cuenta el método de cocción ideal para conservar sus propiedades nutricionales. No es lo mismo freír, que hervir; ni hornear, que saltear.

¿Por qué es tan importante el método de cocinar? Te doy algunos ejemplos:
  • Si los granos (como las lentejas, los fríjoles o habichuelas, o los garbanzos) no se cocinan correctamente, aumenta su valor glicémico. Eso disminuye su valor para regular la glucosa y para promover la pérdida de peso.
  • Si usas algunos de los aceites para cocinar nuevamente o si se calientan demasiado, pueden crear sustancias perjudiciales para la salud.
  • Si se cocinan las frutas o los vegetales en exceso, se reduce significativamente su valor nutricional.
  • Si quemas los alimentos al cocinarlos, se pueden crear residuos cancerígenos.

A continuación encontrarás una guía de referencia para que elijas el mejor método para cocinar de acuerdo al platillo que estés preparando y sus ingredientes:

• Hervir: es quizás una de las formas más sencillas y más fáciles de cocinar. Se pone un poco de agua a hervir con los alimentos y listo. Es ideal para conservar las propiedades nutricionales de los vegetales y de los otros alimentos, pero teniendo mucho cuidado de que no se pase el punto de cocción. Las verduras deben verse coloridas, brillantes y estar un poco crujientes cuando están listas para su consumo. De lo contrario, los nutrientes se quedan en el agua. Otra ventaja que ofrece hervir, es que no se necesita grasa y esto le cae bien a todas las personas, y es ideal para quienes tienen problemas digestivos.

• Hornear: como su nombre lo indica, se refiere a cocinar los alimentos en el horno. Es ideal para panes, postres, pescados, mariscos, pollo, carne y vegetales. Se puede usar papel engrasado en lugar de margarina o aceite para que sea aún más saludable.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

La Diabetes Mellitus: tipos y causas

Comúnmente conocida como diabetes, la diabetes mellitus se desarrolla cuando el páncreas deja de producir insulina, no produce la suficiente cantidad de esta hormona, o la que produce no funciona bien.

La insulina es una hormona producida por el páncreas que le ayuda a las células a extraer la glucosa (un tipo de azúcar) de la sangre, la cual es utilizada como fuente de energía. En pocas palabras, la insulina es quien regula los niveles de glucosa o azúcar en la sangre. La Diabetes Mellitus se presenta cuando el páncreas no produce cantidades suficientes de esta hormona o cuando las células del cuerpo desarrollan una resistencia a ella, o “no la dejan entrar”. En cualquier caso, el efecto es el mismo: los niveles de glucosa en la sangre aumentan. Sin embargo, dependiendo de ciertas variables, hay tres tipos de diabetes:

Diabetes tipo 1: Antes conocida como “diabetes juvenil” porque por lo general aparece antes de los 35 años. En este tipo de diabetes el páncreas o no produce insulina o produce muy poca. Aunque aún se desconoce exactamente qué la causa, se sabe que el propio sistema de defensa de la persona (sistema inmunológico) ataca y destruye las células productoras de insulina (células beta) y éstas no pueden producir más insulina. Debido a que la insulina es necesaria para vivir, las personas, con diabetes tipo 1 deben inyectarse insulina todos los días para poder metabolizar los alimentos que consumen y regular los niveles de azúcar en sangre. Es por eso que a esta condición también se le denomina “diabetes insulino-dependiente”.

Diabetes tipo 2: Es la forma más común de diabetes y por lo general se desarrolla en personas de más de 40 años. En esta forma de diabetes, lo que sucede es que las células del cuerpo desarrollan resistencia gradual a los efectos de la insulina. (Sigue…)

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

miércoles, 22 de octubre de 2014

¿De verdad funcionan las cremas anti-arrugas?

Muchas cremas que se venden libremente prometen desvanecer y eliminar las arrugas. En Vida y Salud te contamos si es cierto.

Las arrugas son la prueba fehaciente del paso del tiempo. A todos y a todas, alguna vez, nos aparecerán. Eso es seguro. Tal vez es uno de los momentos menos esperados y queremos hacer todo para evitar que aparezca la huella de los años. Es por eso, que casi todas las personas recurrimos a las cremas anti-arrugas, con la esperanza de que el sueño de eliminar esas marcas, sea cierto.

Y aunque con un poco de duda, igual, compramos estos productos. Sin embargo, el interrogante se mantiene: ¿realmente funcionan las cremas anti-arrugas? La respuesta depende de varios factores. La verdad es que hay investigaciones que sugieren que las cremas anti-arrugas que se consiguen en las farmacias y supermercados contienen ingredientes que pueden mejorar la apariencia de las arrugas. Pero este beneficio aún no se ha probado científicamente. Para hacerse un “lift” facial, tal vez estas cremas no recetadas no sean las más efectivas.

Sin embargo, ¡no te desanimes! Las cremas anti-arrugas de venta libre pueden mejorar un poco la apariencia de tu piel dependiendo de la frecuencia y el tiempo de uso, además del ingrediente activo que contenga la crema.

¿Cuáles son los ingredientes activos que típicamente puedes encontrar en las cremas anti-arrugas?

• Retinol: Este antioxidante es utilizado comúnmente en las cremas anti-arrugas que no necesitan receta médica. El retinol es un componente de la vitamina A y por ser un antioxidante neutraliza los radicales libres, es decir, las moléculas inestables de oxígeno que dañan las células de la piel y causan las arrugas. El retinol es menos efectivo que otro componente de la vitamina A llamado Tretinoína, una sustancia que fue aprobada por la Administración Federal de Medicamentos y Alimentos (FDA) como tratamiento efectivo para las arrugas. Sin embargo, este ingrediente está solo disponible con receta médica. 

Recomendación importante: Evita usar derivados de la vitamina A si estás embarazada o estás planeando estarlo. Estos pueden aumentar el riesgo de las malformaciones congénitas en el bebé. Consulta esto con tu médico.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

5 datos que quizás desconozcas sobre la masturbación

Aunque seas todo un especialista en la práctica, es posible que no lo seas tanto en teoría. Hay ciertos aspectos sobre la masturbación que quizás no conozcas o que pueden llegar a sorprenderte. Entérate aquí.

En Vida y Salud ya te hemos explicado que la masturbación es una práctica natural y sana, aunque sigue siendo un tema del que se habla en voz baja. Existe la “fama” de los hombres se masturban con más frecuencia que las mujeres. Lo que si es cierto, es que existen muchos mitos y falta de información sobre la masturbación. Mientras que para unos nunca es suficiente (no importa cuántas veces se haga), para otros, la masturbación trae problemas con sus parejas porque estas creen que quizás lo hagan porque no están satisfechos en la cama. Quizá la masturbación sea un tabú en tu vida, o que pienses que de tanto hacerlo se te va a dificultar disfrutar de una relación sexual con tu pareja.

Lo cierto es que aunque la práctica haga al maestro, en este caso, la teoría también puede ayudarte a conocer más sobre la masturbación, sus ventajas y sus desventajas. Por eso, si te interesa, presta atención. Es posible que aprendas aspectos acerca de la masturbación que no conocías:

1. Masturbarse no está libre de riesgos. Por supuesto, no estoy hablando de que vayas a contraer una enfermedad de trasmisión sexual o que vayas a apenar a tu pareja. Pero aunque sea la forma más segura de tener una experiencia sexual, la masturbación frecuente o intensa puede causarte irritaciones en la piel del pene. Además, si te masturbas con fuerza, puede que fractures el pene, lo cual ocurre cuando lo doblas en plena erección. El resultado es un pene morado que debe ser atendido con urgencia. Si no se atiende, puede deformarse definitivamente y afectar la habilidad para tener una erección. Esto, sin tomar en cuenta que es bastante doloroso. (Sigue…)

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

martes, 21 de octubre de 2014

“Tengo diabetes tipo 2. ¿Qué puedo comer?”

Lo que comes – y las cantidades que te sirves- tienen un impacto directo en el control de tu diabetes. De hecho, tu dieta es una herramienta fundamental para el manejo de la condición. Una mejor selección de los alimentos, variedad y control de las porciones te garantiza el éxito. Aquí te explico en qué consiste la dieta del diabético.

¿Tienes prediabetes o diabetes tipo 2? Entonces tu médico te habrá explicado la importancia de llevar una dieta adecuada para mantener los niveles de la glucosa (azúcar) en tu sangre lo más estables posible para mantenerla dentro de un rango saludable. Y te preguntarás, ¿en qué consiste la dieta del diabético? Pues bien, este tipo de dieta, conocida en términos médicos como terapia de nutrición médica para la diabetes (MNT por sus siglas en inglés) significa sencillamente que debes comer una variedad de alimentos nutritivos en cantidades moderadas y seguir un horario regular de comidas.

Más que una dieta de tipo restrictivo, se trata de un plan saludable que incluye alimentos ricos en nutrientes y de bajo contenido de calorías y de grasa, que pone más énfasis en frutas, vegetales y granos integrales. Es una dieta ideal para todas las personas, ya sea que tengan diabetes o no la tengan, pero si ya te la han diagnosticado, seguir un plan de este tipo es fundamental para controlar tus niveles de glucosa en la sangre.

Como sabes, cuando se tiene diabetes tipo 2 el cuerpo o no produce suficiente insulina o no la puede usar adecuadamente para trasladar la glucosa desde el torrente sanguíneo a las células para que la utilicen como fuente de energía. En general, los alimentos y las bebidas que consumes hacen que tus niveles de glucosa en la sangre suban y bajen, así que aquí tienes la regla de oro: tu dieta es una de tus herramientas principales para evitar subidas y bajadas extremas del azúcar (glucosa) en la sangre.

Por qué necesitas seguir una dieta recomendada para el diabético

La nutrición adecuada te ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre relativamente estables, pero además, te ayuda a mantener un peso saludable y a protegerte de otras enfermedades comunes en las personas con diabetes, como la enfermedad cardíaca y la renal (de los riñones). Además, si no la controlas tu diabetes puede dañar de forma seria y permanente a tus ojos, así como a los nervios de tus piernas y tus pies (neuropatía).

Los siguientes puntos te ayudarán desarrollar un plan alimenticio que te favorezca. Los principales son:
  1. Controla el consumo de carbohidratos (azúcares). Este es un principio fundamental en la dieta del diabético. No se trata de eliminarlos, ya que tu cuerpo necesita alimentos de todos los grupos, pero la clave es seleccionar los que más te convengan. Los que debes limitar son los carbohidratos simples (los azúcares básicos, como los que consumirías al comer un caramelo, tomar jugo de frutas o comer mermeladas) y los carbohidratos complejos ricos en almidones, como los que contienen alimentos preparados a base de harina blanca (los productos horneados como los pasteles (tortas), los panes, el arroz y la pasta). Este tipo de carbohidratos es el que representa un mayor peligro para los diabéticos ya que se requiere una mayor cantidad de insulina para procesarlos y causan una elevación rápida de la glucosa seguida por un descenso o caída rápida. Esto significa que tienen un índice glicémico (índice glucémico) alto y debes evitarlos lo más que puedas.
  • Evita los siguientes: pan, pasta y arroz blancos; productos horneados como las rosquillas, pasteles, donas y galletitas; jugos (zumos) de frutas y bebidas azucaradas; caramelos y galletitas dulces;
  • Concentra tu dieta en los siguientes: carbohidratos integrales pero ricos en fibra y por lo tanto con un índice glicémico más bajo, como los granos integrales (arroz silvestre (salvaje), quinoa, trigo o cebada); avena; fruta natural; pasta de trigo integral; legumbres (lentejas, arvejas o chícharos, frijoles o habichuelas); productos lácteos bajos en grasa.
Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

4 remedios para aliviar los cólicos menstruales

Los dolores durante la menstruación son la razón más común por la que las mujeres buscan atención médica. Los cólicos menstruales pueden ser leves o severos y se sienten por lo general en el abdomen, la espalda y hasta los muslos. Algunas mujeres tienen dolores de cabeza, náuseas, mareo, diarrea y sufren de constipación. ¿Cómo aliviar los dolores menstruales?

Casi todas las mujeres del mundo han sentido los dolores que acompañan a la menstruación, también conocidos como dismenorrea. A muchas, les afecta tanto que interfiere con sus labores cotidianas porque o no se pueden levantar de la cama o porque desarrollan náuseas y diarrea. Por lo general, los cólicos menstruales desaparecen después de 48 horas, pero ¿quién quiere estar dos días sufriendo los dolores de la menstruación cuando hay remedios para combatirlos? Es suficiente con que por esos días del mes, las mujeres tengan que lidiar con cambios emocionales como para que encima de esto, tengan que retorcerse de dolor por los cólicos.

Además, con el estilo de vida de hoy, donde las mujeres juegan el papel de ejecutivas, madres, esposas, amigas, amantes, etc., no te puedes dar el lujo de quedarte en cama por dolor. En Vida y Salud te presentamos cuatro remedios que pueden ayudarte a estar como nueva durante el período menstrual.

1. Medicamentos antiinflamatorios no esteroides: En la farmacia encontrarás a la mano medicamentos como la aspirina, el ibuprofén (Advil, Motrin) y el naproxén (Aleve) que te ayudarán inhibiendo la síntesis de las prostaglandinas, los químicos responsables de los dolores de la menstruación. Si tu cólico menstrual es fuerte, es posible que tu doctor te recete además, anticonceptivos orales de baja dosis, que reducen la liberación de las prostaglandinas, los químicos responsables de los dolores durante la menstruación, u otros medicamentos. (Sigue…)

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

lunes, 20 de octubre de 2014

El diámetro de la cintura: ¿Cómo está el tuyo?

Esta es una competencia que no quieres ganar: la de tener la cintura más ancha. Según un estudio realizado por los Centros de Control y Detección de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), la cintura promedio de los estadounidenses ha aumentado en algo más de una pulgada en aproximadamente una década. Pero sin que se haya detectado una razón en particular, las mujeres son las que van al frente, con un aumento de 1.5 pulgadas, casi el doble que los hombres. ¿Qué piensas hacer para reducir la tuya?

La acumulación de grasa alrededor de la cintura, lo que se conoce como obesidad abdominal, es perjudicial para la salud de cualquiera, independientemente del género, ya que está relacionada con mayores probabilidades de desarrollar problemas cardíacos, diabetes tipo 2 y aumento del riesgo de muerte, en comparación con las personas con cinturas más estrechas o que tienden a acumular más peso en las caderas y en los muslos. Tradicionalmente, son los hombres con su famosa “barriga de la cerveza” quienes han tenido vientres más voluminosos. Pero al parecer, la tendencia ha cambiado.

Un estudio reciente, realizado por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) encontró que el tamaño de la cintura promedio entre los estadounidenses aumentó más de una pulgada en poco más de una década: de 37.6 pulgadas (95.5 cm) a 38.8 pulgadas (98.5 cm) entre 1999 y 2012.

Para el estudio, publicado en la edición de septiembre del Journal of the American Medical Association, los investigadores utilizaron datos del National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES) que involucró a casi 33,000 hombres y mujeres de 20 años en adelante.

Según los investigadores, técnicamente, teniendo en cuenta la circunferencia de la cintura, la mitad de los adultos que participaron (54 por ciento) tenían obesidad abdominal en el 2012, un aumento del 46 por ciento en relación a los 13 años anteriores. Y mientras las cinturas de los hombres aumentaron menos de una pulgada (0.8 pulgadas/2.03 cm), las de las mujeres, como promedio, aumentaron casi el doble (1.5 pulgadas/3.81 cm).

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

¿Cómo se diagnostica el cáncer?

El diagnóstico temprano del cáncer determina las probabilidades de salir exitoso de la lucha contra este enfermedad. En Vida y Salud, te explicamos de qué se trata el diagnóstico.

Tengo pacientes que son sobrevivientes del cáncer y están felices de contar su historia. No es una historia fácil, sin duda, y desde que su médico les dijo las temidas palabras “tienes cáncer”, su vida no volvió a ser la misma. Muchas de ellas, descubrieron que tenían cáncer por casualidad, cuando iban a hacerse exámenes rutinarios o que tenían que ver con otra cosa.

Sea cual sea la circunstancia, generalmente mientras más temprano se diagnostica y se trate el cáncer, aumentan las posibilidades de que pueda se pueda curar. Como sabes, hay distintos tipos de cáncer, y algunos como el del seno, piel, próstata y boca por nombrar algunos, pueden identificarse mediante exámenes rutinarios practicados por ti mismo y otros estudios. Es una forma de pararlos, antes de que los síntomas sean serios. Sin embargo, la mayoría de las veces, el diagnóstico del cáncer se hace después de que detectaste un tumor o desarrollaste algún síntoma relacionado.

Para empezar, el médico te hará una serie de preguntas sobre tu historia médica. Luego, recomendará algunos estudios, si lo considera necesario, que podrían incluir exámenes de sangre, orina y heces fecales, por ejemplo. En caso de que haya un signo visible como un tumor, podría solicitar exámenes que involucran imágenes. Por ejemplo: una Tomografía Computarizada (en inglés se conoce por sus siglas CT), un estudio de Resonancia Magnética (en inglés, MRI), un ultrasonido y/o los rayos X. Si el resultado de estos estudios es “sospechoso”, o se necesita más información para descartarlo o con el fin de confirmar el diagnóstico de cáncer, será necesario realizar una biopsia. Esta consiste en remover un pedazo de tejido de la área afectada para estudiarla bajo el microscopio. De esta forma, se puede establecer con precisión si hay células malignas o cancerosas.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

domingo, 19 de octubre de 2014

Los ejercicios de fortalecimiento: ¿cómo hacerlos correctamente?

El hacer ejercicios de fortalecimiento no sólo te ayuda a tener una bonita figura sino que te fortalece el cuerpo en general, te mejora la postura, acelera tu metabolismo, te ayuda a quemar calorías aún mientras duermes y le da mayor densidad a tus huesos entre muchas otras cosas. Pero hay que hacerlos bien para no lastimarte y obtener los beneficios.

Los ejercicios de fortalecimiento se pueden hacer usando pesas, máquinas de fortalecimiento, bandas o simplemente el peso de tu propio cuerpo.

¿Pero que hay que saber para comenzar una rutina de fortalecimiento?

Antes que nada es importante comenzar con poco peso y buena técnica. Es posible que tus músculos tengan la capacidad de aguantar una mayor cantidad de peso que tus articulaciones, así que es prudente empezar con un peso bajo y verificar como te sientes uno o dos días después de haberte ejercitado. Después de haber hecho los ejercicios el sentir cansancio muscular, es una buena señal, pero si tuvieras dolor o incomodidad en tus articulaciones es posible que hayas usado demasiado peso.

¿ Qué más debes saber?

Para tener resultados al ejercitarse con pesas o en general al hacer ejercicios de fortalecimiento hay que seguir los siguientes pasos:
  • Hacerlo al menos 2 veces a la semana. Es mejor tres veces a la semana.
  • Dejar un día de por medio. No debes ejercitar el mismo grupo de músculos dos días seguidos.
  • Hacer entre 8 y 15 repeticiones. Hay que elegir una cantidad de peso con la cual sientas fatiga muscular al final de ese número de repeticiones, pero es muy importante usar buena técnica, porque a veces cuando se hacen los ejercicios sin prestar atención al alineamiento del cuerpo, las personas pueden usar mas peso, pero no están beneficiando a su cuerpo al largo plazo.
  • Hay que balancear los músculos. Si trabajas los músculos de adelante del cuerpo también debes trabajar los de la parte de atrás.
  • Es importante mantener el alineamiento del cuerpo (por ejemplo: si estás haciendo ejercicios del bíceps, la muñeca debe mantenerse alineada con el codo y el codo alineado con los hombros)
  • Durante los ejercicios y en general, es siempre importante mantener activos los músculos centrales del cuerpo. Una manera de hacer eso es pensando en la sensación muscular necesaria para subirse el cierre cuando los pantalones están justos. Es una sensación ligera y debe poder seguir respirando de una manera cómoda mientras haces eso.
  • Es muy importante no aguantar la respiración cuando haces ejercicios de fortalecimiento. Hay que exhalar en la parte más difícil del movimiento. En muchos casos, la parte más difícil del ejercicio es cuando uno va en contra de la gravedad. En todos casos si no sabes cuando debes inhalar y exhalar, lo mas importante es que no aguantes la respiración.
Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

Si empiezas un programa de ejercicios, ¡ve despacio para evitar lesiones!

A veces las prisas no dan buenos resultados. Según unas cifras de los Institutos Nacionales de Salud, en los Estados Unidos cada año ocurren casi medio millón de lesiones relacionadas con los ejercicios. Lo curioso es que la mayor parte de estas lesiones se deben a que las personas desean hacer demasiado en poco tiempo y/o que abusan sus músculos.

Cuando se trata de hacer ejercicio, la constancia es la que garantiza los resultados a largo plazo. Un cuerpo en forma no se logra de un día para otro, así que no te excedas para que evites lesiones. Ve poco a poco, sé perseverante y aprende a escuchar y a respetar las señales de tu cuerpo. Quizás como muchas personas, el comienzo del nuevo año te parezca el momento ideal para comenzar una rutina de ejercicios. ¡Perfecto!, pero no te excedas. Aquí tienes 8 sugerencias que ciertamente te ayudarán a hacer ejercicios de una manera que podría ser divertida y segura:

1. De acuerdo a la Escuela de Medicina de Harvard lo más importante es dedicar, por lo menos, diez minutos antes y después de cada sesión de ejercicios, para calentar y luego estirar los músculos correctamente. “A menos que ya estés realizando ejercicios vigorosos frecuentemente, planea empezar lentamente y aumentar tu nivel de actividad gradualmente”, sugiere dicha entidad.

2. ¡Estírate! Extiéndete hacia delante, hacia atrás, los lados… Estos ejercicios de estiramiento después de su calentamiento, hace que los músculos sean más flexibles. Esto, a su vez, les permitirá un mejor rendimiento en la sesión de ejercicios y reducirá el riesgo de lesiones.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

sábado, 18 de octubre de 2014

La diabetes y la disfunción eréctil

Aunque muchos hombres preferirían no hablar de la disfunción eréctil, es importante hacerlo, especialmente si son diabéticos. La diabetes puede hacer que un hombre desarrolle impotencia muchos años antes que otros hombres. ¿Cómo? Sigue leyendo para que te enteres.

Probablemente te estarás preguntando, ¿qué tiene que ver el azúcar en mi sangre con mi vida sexual? Por muy absurda que te parezca la idea, tienen mucho que ver. Recuerda que la sangre recorre y toca todas las partes de tu cuerpo. Y por lo mismo, el azúcar que viaja en ella, también.

Pero el asunto es un poco más complejo que eso. Cuando los niveles de glucosa en tu sangre han estado elevados por mucho tiempo, y no has controlado tu diabetes de la manera adecuada, poco a poco la glucosa va afectando los nervios de varias partes del cuerpo. Los nervios son los que comunican a tu cerebro con el resto del cuerpo para que sienta, que se mueva, que reaccione, etc. Cuando la diabetes empieza a afectar a los nervios, esta complicación se llama Neuropatía Diabética.

¿Cómo se relaciona esto con tu vida sexual? Todos los órganos sexuales tienen nervios. Gracias a ellos el cerebro recibe las sensaciones de placer a través de la piel y les ordena que reaccionen de cierta manera, ya sea con lubricación, con erección (que también depende de que la circulación esté en buenas condiciones), con eyaculación, todo lo que te permite disfrutar al máximo una relación sexual.

Si la diabetes ha afectado tus nervios, lo que sucede es que muchas veces el cerebro no recibe bien la información que le envían los órganos sexuales, o ellos no reciben adecuadamente las órdenes que les envía el cerebro. Por eso, es común que algunas mujeres con diabetes y neuropatía diabética, también tengan problemas sexuales como poca lubricación o dificultad para excitarse o lograr un orgasmo.

En el caso de los hombres, lo que sucede más comúnmente es la disfunción eréctil. Incluso en algunas edades en las que no es tan común, hasta 10 o 15 años antes de que la impotencia sea un riesgo real para muchos hombres que no tiene diabetes.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

Un nuevo antioxidante podría ser la clave para verte joven por más tiempo

Tiron es el nombre del antioxidante que promete proteger la piel al 100 por ciento del daño que pueden causar los rayos ultravioleta y podría ser la clave para mantenerla lozana y joven por más tiempo.

¿Quién no ha soñado con que la ciencia anuncie por fin el secreto para mantener una piel joven por más tiempo? Es probable que estemos muy cerca de encontrar la respuesta. Al menos así lo indica un nuevo estudio hecho por unos investigadores de la Universidad de Newcastle en Inglaterra. Los especialistas identificaron un antioxidante llamado Tiron que protege en su totalidad a las células del daño causado por los rayos ultravioleta tipo A (UVA), que son responsables del envejecimiento prematuro.

Al penetrar en la piel, los rayos UVA generan radicales libres que dañan el ADN y el colágeno, los responsables de darle elasticidad a tu piel. En el estudio, publicado en la revista The FASEB, los autores describen cómo compararon, mediante pruebas de laboratorio, la protección que ofrecen varios antioxidantes contra las acciones de los rayos UVA y los radicales libres. Encontraron que los antioxidantes más efectivos, son aquellos que actúan sobre las mitocondrias (las encargadas de darle energía a la célula o de que la célula respire) que se encuentran en las células de la piel.

En concreto, compararon los antioxidantes que actúan sobre la mitocondria con otros antioxidantes no específicos (es decir, que actúan sobre toda la célula), como el resveratrol, que se encuentra en el vino tinto, el licopeno que contienen los tomates y el curcumin, presente en el curry. Los resultados indicaron que el antioxidante más efectivo de todos es Tiron, el cual actúa sobre la mitocondria y protege la piel en su totalidad contra el daño de los rayos UVA y evita que se liberen enzimas dañinas que contribuyen a que la piel envejezca. 

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

viernes, 17 de octubre de 2014

El desarrollo del lenguaje en los niños

Una paciente hace poco vino con la preocupación de que su hijo tiene tres años y habla poco. Según ella, su otro hijo, cuando tenía esa misma edad, era mucho más “parlanchín”. ¿Es esta una razón para preocuparte? Veamos algunas claves del desarrollo del lenguaje en los niños.

¿Cómo se puede saber si el desarrollo del lenguaje del niño es normal? He aquí una pregunta que inquieta a muchos padres. Lo cierto es que cada nene es distinto, y su desarrollo se dará de una manera muy diferente en cada caso. Si tienes más hijos, notarás diferencias incluso entre los hermanos.

Hay muchas situaciones que determinan el desarrollo del lenguaje en los niños. Algunas son genéticas y otras tienen que ver con el ambiente que los rodea. Otro factor que influye son los estímulos que el niño recibe tanto en su casa como en la escuela.

Para que tengas una idea más clara sobre qué esperar del desarrollo del lenguaje de tus hijos, a continuación te brindo una guía con algunas de las habilidades del habla que un niño ha desarrollado normalmente después de los tres años y antes de los seis.

Entre los 3 y 4 años de edad:
  • Tu hijo ya puede repetir oraciones enteras.
  • Habla de lo que siente; por ejemplo, si está feliz, triste o enojado.
  • Identifica para qué sirven algunos objetos como las tijeras, la bicicleta, los útiles escolares.
  • Pronuncia la mayoría de los sonidos de las letras, aunque todavía le cuesten los más complicados como la “r”, la “j” y la “ch”. Vale la pena recordar que éstas siempre son las últimas letras que aprende un niño, incluso hay quienes recién consiguen dominarlas hasta los siete años.
A los cinco años:
  • El niño es capaz de formar oraciones más complejas y de responder a preguntas más complicadas.
  • Participa en conversaciones.
  • Tiene la habilidad de describir acciones, por ejemplo, contar de manera sencilla lo que sucede en un dibujo.
  • Puede identificar con palabras distintas situaciones temporales. En una historia, sabe qué pasó primero, cómo siguió y de qué forma terminó la escena.
  • Su vocabulario se aproxima a las 2000 palabras.
Recuerda que para un bebé que crece en un entorno bilingüe es normal que tarde más tiempo en hablar. Quizá hable contigo en su lengua materna (la que tú le enseñas), mientras en la escuela se comunique más en otra lengua. Hay casos en los que las madres se sorprenden al descubrir a sus hijos mucho más platicadores en el colegio, porque ignoraban que tuvieran un vocabulario tan amplio en la otra lengua. Por eso, puede ser que tú no te hayas dado cuenta, ya que él no está acostumbrado a hablar contigo en ese idioma. Pero, ¡obsérvalo un día y te sorprenderás!

A cada niño hay que darle su tiempo, pero si consideras que el ritmo de tu hijo es demasiado lento, no dudes en buscar la orientación médica necesaria.

Tomado de Vida y Salud

El magnesio relacionado con un menor riesgo de enfermedad cardiaca

Según un estudio reciente, el alto consumo de magnesio en la dieta podría estar relacionado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca y de muerte.

El cuerpo humano contiene grandes cantidades del elemento magnesio. El magnesio está involucrado en más de 300 reacciones químicas dentro del cuerpo. Estudios sobre el magnesio han demostrado su eficacia para el tratamiento del asma aguda infantil. Algunos estudios también han mostrado beneficios del magnesio para el tratamiento de varios trastornos del corazón, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la diabetes tipo 2, la pérdida de audición, los calambres en las piernas durante el embarazo, y los efectos secundarios del medicamento succinilcolina (un bloqueador neuromuscular). En dosis más altas, el magnesio podría controlar la presión arterial alta, aunque los resultados de los estudios no son claros.

En un estudio reciente, los investigadores analizaron los datos de 7.216 participantes en el estudio PREDIMED, de entre 58 y 80 años de edad, para evaluar la posible relación entre la ingesta de magnesio en la dieta y la enfermedad del corazón o la muerte. Los participantes del estudio PREDIMED fueron asignados o a una dieta mediterránea suplementada con frutos secos o aceite de oliva, o a una dieta control baja en grasas. Los datos sobre las muertes fueron recopilados a través de los certificados de defunción y las historias clínicas.

Después de un período de seguimiento promedio de 4,8 años, se reportaron 323 muertes en total, incluyendo 81 por causas cardiovasculares y 130 muertes relacionadas con el cáncer, así como 277 eventos cardiovasculares. La ingesta de magnesio en la dieta tuvo una relación inversa con las muertes relacionadas con el cáncer, las muertes por causas cardiovasculares y las muertes por cualquier causa. En otras palabras, los investigadores encontraron, a través de su análisis de los datos, que los participantes que consumían la mayor cantidad de magnesio en su dieta tenían un 34 por ciento menos de riesgo de muerte en comparación con aquellos que consumían menos.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

jueves, 16 de octubre de 2014

¿Padeces de gota? Tú puedes controlarla

¿Te imaginas el intenso dolor que pueden producir unos diminutos cristales, tan punzantes como una aguja, que se acumulan en las articulaciones? Es el típico dolor de la gota, una compleja forma de artritis que es más común entre los hombres que las mujeres. Le hizo la vida imposible al mismísimo Enrique VIII, rey de Inglaterra, pero desde luego, ya hoy no hay por qué resignarse ni al dolor ni a las molestias. Con medicamentos y ajustes en tu estilo de vida puedes evitar que se repitan.

La gota es una de las formas de artritis más dolorosas. Ocurre cuando el exceso de ácido úrico, un producto de desecho que el cuerpo produce, se deposita en una articulación y forma cristales, que irritan el revestimiento de la misma y causan dolor. El ácido úrico se forma cuando el cuerpo descompone ciertos químicos, llamados purinas, que el cuerpo produce normalmente y que a la vez obtiene de ciertos alimentos (como la carne y los mariscos, por ejemplo). Cuando el exceso de ácido úrico se acumula en la sangre, se conoce como hiperuricemia.

Normalmente, el ácido úrico se disuelve en la sangre, pasa por los riñones y se elimina del cuerpo a través de la orina. Este proceso mantiene los niveles de ácido úrico en niveles saludable. Pero cuando la persona padece de gota, el cuerpo produce demasiado ácido úrico, o — lo que sucede con mayor frecuencia — no puede eliminarlo tan eficientemente como debería. Por lo tanto, a medida que las concentraciones de ácido úrico aumentan, se incrementa el riesgo de desarrollar gota.

La acumulación excesiva de ácido úrico puede manifestarse de varias formas:
  • Se forman depósitos de cristales en las articulaciones (frecuentemente en la base del dedo gordo del pie)
  • Los depósitos de ácido úrico van formando bultos bajo la piel que médicamente se denominan tofos gotosos
  • Cálculos (o piedras) renales debido a la concentración de cristales de ácido úrico en los riñones
Un primer encuentro doloroso

¿Recuerdas tu primer episodio o ataque de gota? Probablemente se presentó de pronto y de noche, con un dolor intenso en el dedo gordo de uno de tus pies y se prolongó de 3 a 10 días. Este suele ser el “estreno” favorito de la gota. Además del dolor, también se pueden tener otros síntomas o signos con la gota, como: inflamación, enrojecimiento, calor y rigidez en la articulación.

El dedo gordo de los pies no es la única área que se puede ver afectada. La gota también puede presentarse en el arco del pie, los tobillos, los talones, las rodillas, las muñecas, los dedos de la mano y los codos. Si la inflamación es muy severa puede llegar a causar fiebre, dolores musculares y otros síntomas parecidos a una gripe, flu o influenza.

¿Por qué yo?

Es más probable que padezcas de gota si tienes algunos de los siguientes factores de riesgo:
  • Si alguien más en tu familia la padece
  • Eres hombre
  • Eres mujer y ya pasaste la menopausia
  • Tienes sobrepeso
  • Bebes mucho alcohol, especialmente cerveza
  • Comes demasiados alimentos que contengan purinas, como carne roja o mariscos
  • Padeces de hipertensión, colesterol alto, diabetes o enfermedad renal (del riñón)
  • Tomas algunas medicinas, como diuréticos, niacina, aspirina, ciclosporina o levodopa
  • Te han trasplantado un órgano
  • Estás expuesto(a) al plomo en el medio ambiente
Conocer tus factores de riesgo

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

El teléfono celular interfiere con las calificaciones escolares

Es increíble la rapidez y eficiencia con las que el teléfono celular mantiene a los chicos en contacto inmediato y directo con toda su red de amigos. Pero a la vez, los distrae de sus obligaciones escolares y les roba tiempo hasta del descanso. Es vital encontrar el equilibrio para que el desempeño escolar no se afecte. 

El móvil ha llegado a ser parte de la vida diaria de una manera tan profunda, que incluso es difícil pensar cómo viviríamos sin él. No sólo es la comunicación perfecta y a toda hora, además, si eres estudiante, puede convertirse en una herramienta de estudio debido a todas las aplicaciones y beneficios que proporciona. Sin embargo, los teléfonos celulares se han convertido en un arma de doble filo, ya que estudios recientes indican que pueden distraerte y robarte tiempo de tus responsabilidades escolares.

Como muestra, veamos los resultados de un estudio cuyos resultados aparecerán en una edición de febrero en la publicación Computers in Human Behavior. Unos investigadores de la Universidad Estatal de Kent, en Ohio, Estados Unidos, encuestaron a más de 500 estudiantes universitarios para analizar el uso del teléfono celular en varias de sus funciones. Los resultados indicaron que los jóvenes pasaban un promedio de 279 minutos, es decir casi 5 horas diarias, usando su celular. Además, enviaban aproximadamente 77 mensajes de texto al día.

Excluyendo escuchar música, los investigadores monitorearon el uso que los estudiantes daban no sólo al teléfono en sí, sino a otras de sus funciones: mensajes de texto, comunicaciones de voz, correos electrónicos, enviar y compartir fotos, uso de juegos, redes sociales, ver videos, navegar por el internet, así como otros usos impulsados por las aplicaciones y los programas (software). 

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

miércoles, 15 de octubre de 2014

¡Alerta! Si tienes prediabetes aumentas tu riesgo de desarrollar cáncer

Como no da síntomas, millones de personas en todo el mundo tienen prediabetes sin saberlo. Y una de ellas podrías ser tú. ¿Sabes si tus niveles de azúcar (glucosa) en tu sangre están en un rango saludable o están elevados? Si te encuentras en la antesala de la diabetes, además de todo un potencial de problemas cardíacos, renales y visuales en el futuro, podrías tener mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

Exceso de alcohol, tabaquismo, sobrepeso y poca — o casi ninguna — actividad física, son algunos de los factores de riesgo relacionados con el estilo de vida que aumentan las probabilidades de desarrollar cáncer (recientemente comentamos en Vida y Salud la necesidad de cambiar precisamente ciertos hábitos negativos para reducir el riesgo de desarrollar cáncer). Un estudio realizado en China y publicado en el medio Diabetologia, ha encontrado uno nuevo: laprediabetes. ¿Sabes de qué se trata?

La prediabetes es, digamos, la antesala de la diabetes tipo 2. Los que la padecen tienen niveles de glucosa en la sangre más altos de lo normal, pero no lo suficientemente elevados todavía como para que se les diagnostique diabetes, lo que ocurrirá dentro de unos diez años o menos si no adoptan un estilo de vida más saludable, lo que incluye, entre otras medidas, reducir el peso y hacer más ejercicio.

¿Y cómo saber si la tienes? Tu doctor te hará exámenes para determinar tu nivel de glucosa en la sangre. Los dos que se realizan actualmente para diagnosticar la prediabetes son:
  • La prueba de la hemoglobina A1C, algunos la abrevian A1C. Este examen proporciona el promedio de tu nivel de azúcar en la sangre en los últimos 2 a 3 meses. Tiene la ventaja que no es necesario que estés en ayunas. Mide el porcentaje de azúcar que viaja con la hemoglobina. Un nivel de 6 a 6.5 se considera que tienes prediabetes. Si es 6.5 o mayor, ya es diagnóstico de diabetes. (Durante el embarazo y si se tiene una variante de hemoglobina que no es común, los resultados de esta prueba puede no ser muy exactos).
  • El examen de la glucosa en la sangre en ayunas: se realiza tomando una muestra de sangre cuando la persona está en ayunas o ha permanecido al menos 8 horas sin comer. Si los resultados están entre 100 y 125 miligramos por decilitro (mg/dl) se considera que tienes prediabetes.
  • El examen de tolerancia a la glucosa: en esta prueba deberás tomar una bebida con alto contenido de glucosa y dos horas más tarde, te tomarán un examen de sangre que mide la capacidad de tu organismo para procesarla. Se considera que tienes prediabetes si los niveles de glucosa en tu sangre se encuentran entre 140 mg/dl y 200 mg/dl.
Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

El “hombro congelado” se desarrolla lentamente y su recuperación puede llevar meses

Desde hace pocas semanas siento un dolor en el hombro derecho que empeora en lugar de mejorar, pese a que lo dejo descansar. Leí sobre el término “hombro congelado” y quiero saber si podría tenerlo. ¿Cuáles son las causas? ¿Debo acudir al médico o esto terminará sanando por sí solo?

RESPUESTA del Dr. Aaron Krych, Cirugía Ortopédica, Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, Estados Unidos:

Cabe en lo posible que usted padezca esta afección conocida como hombro congelado o capsulitis adhesiva. A pesar de que la recuperación puede llevar desde varios meses a un año o más, existen varios tratamientos para mejorar la amplitud de movimiento del hombro. Haga una cita con el médico para conversar sobre los síntomas y lograr determinar la causa.

La articulación del hombro está formada por huesos, ligamentos y tendones, además de estar rodeada de un tejido conectivo fuerte, conocido como cápsula articular. Por lo general, tanto la cápsula como la articulación están lubricadas por líquido sinovial. El hombro congelado se produce cuando la cápsula articular se engrosa y tensiona, pudiendo entonces desarrollarse bandas de tejido rígido (adhesiones) y disminuir la cantidad de líquido sinovial en la articulación. Lo más común es que se afecte solamente uno de los hombros.

No se sabe con certeza qué desencadena este cambio. Las mujeres suelen sufrir este problema más a menudo que los hombres, y la probabilidad de que ocurra es mayor a partir de los 40 años. El riesgo puede aumentar cuando uno atraviesa por un período prolongado de inmovilidad o de menos movilidad del hombro. La inmovilidad puede relacionare con varios factores, tales como una lesión del manguito de los rotadores, una fractura del brazo o la recuperación de una cirugía o accidente cerebrovascular. Por otro lado, el riesgo del hombro congelado también puede aumentar ante ciertas enfermedades, como la diabetes, en la que es cinco veces más común; otras afecciones que pueden aumentar el riesgo son las enfermedades de la tiroides, la enfermedad cardiovascular y la enfermedad de Parkinson.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

martes, 14 de octubre de 2014

Hablando del sexo… con tus hijos

Todos los años, alrededor de un millón de chicas adolescentes quedan embarazadas y tres millones de jóvenes son diagnosticados con enfermedades de transmisión sexual (ETS), ¡sólo en Estados Unidos! Quizá, si los padres hablaran claro con sus hijos sobre el sexo y las relaciones sexuales desde que son pequeños, estas cifras serían más bajas. ¡Les propongo que pongamos el tema sobre la mesa!

José, de 7 años, le preguntó a su mamá qué significaba “aparearse”. Ella le dijo que significa “cuando los animales se juntan para tener bebés”. José le hizo otra pregunta: “ ¿Los humanos se aparean?”. A lo que su mamá le dijo: “Sí, pero se llama de otra manera. Se llama tener relaciones sexuales o hacer el amor”. Entonces José dijo: “Ahora entiendo: tú y papá se aparearon”.

Historias como ésta son las que pueden dar pie para explicarles a tus hijos desde pequeños en qué consiste el sexo, el amor, las relaciones y la intimidad. Es mucho mejor tratar el tema de una manera natural, pues los niños y los adolescentes necesitan la orientación de sus padres para poder tomar decisiones sanas y apropiadas acerca de su sexualidad. Buscar información en el Internet o de otras personas puede resultarles confuso y difícil de manejar. Recuerda que el Internet muchas veces tiene contenido que puede no ser apropiado para su edad y resultar abrumador.

Las investigaciones demuestran que los adolescentes son más activos sexualmente de lo que sus padres se imaginan. Para cuando tienen 19 años, siete de cada diez adolescentes ya han tenido relaciones sexuales. Así que es mejor poner el tema sobre la mesa, pues también se ha comprobado que aquellos jóvenes que han tenido conversaciones sobre el tema con sus papás, son más propensos a retrasar el inicio de su actividad sexual, tienen menos compañeros sexuales, usan condones y otros anticonceptivos. Es decir, tienen sexo seguro.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

lunes, 13 de octubre de 2014

El secreto está en las porciones

Está comprobado que las personas comen mucho más si les sirven una porción de comida grande. Así que no hay que ser un experto para darse cuenta, por sentido común, que una dieta balanceada depende en gran parte del tamaño de las porciones. ¡No te excedas! Aprende cómo medir las porciones adecuadas de alimentos y recuerda que en este caso, el tamaño sí importa.

Cuando vas a comer a un restaurante y pides una ensalada, piensas que estás eligiendo una opción sana. Pero cuando el mesero llega con tu pedido y casi no puede poner el plato en la mesa de lo grande que es, te hace dudar. ¿Cómo puedo comerme una ensalada tan grande? ¿es acaso para 4 personas? Al final, siempre terminas recriminándote por no haber pedido algo para compartir.

Esto sucede mucho en Estados Unidos, un país en el que las porciones de comida son en ocasiones enormes. Las investigaciones demuestran que la gente come más cuando las porciones son más grandes. Puede que tú hayas pensado que esa ensalada era demasiado grande para ti, pero al final, terminaste comiéndotela toda. Sucede con frecuencia.

En nutrición, una de las palabras claves es “porción”. Pero no mucha gente sabe cuál es el tamaño de las porciones de comida que son saludables. Así que sigue leyendo y empieza por darte a una idea de cuáles son los tamaños adecuados de una porción. Si se te dificulta medir porque no tienes los instrumentos para hacerlo, usa analogías visuales. Por ejemplo:
  • Una porción de pasta o cereal (1/2 taza) es equivalente a una pelota de béisbol
  • Una porción de pescado (3 onzas / 85 gr) equivale a una baraja de cartas
  • Una porción de frutas (1/2 taza) equivale a una pelota de tenis
  • Una porción de mantequilla (1 cucharadita) equivale a un dado.
  • Una porción de papa al horno o batata (camote) equivale al mouse o ratón de tu computadora
  • Una porción de helado (1/2 taza) equivale a un bombillo o foco
Con estas analogías puedes ir aprendiendo poco a poco a medir la porción de lo que comes. 

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

¿Qué tan lejos irías para satisfacer sexualmente a tu pareja?

A pesar de que muchas parejas caen en la rutina y se olvidan de encender la llama sexual, una nueva encuesta en Estados Unidos afirma que el sexo sí es muy importante para las personas y que muchas de ellas harían cosas inesperadas en la cama sólo por el hecho de querer satisfacer a su pareja. Y tú, ¿qué harías por tener una sexualidad más placentera?

¿Qué tan satisfactoria es tu vida sexual? Si hace mucho que no te haces esta pregunta, quizás sea tiempo de formularla. Unos datos publicados por la cadena de noticias CNN, afirman que cerca de 40 millones de estadounidenses tienen una vida sexual poco satisfactoria: matrimonios que tienen sexo menos de 10 veces al año.

O sea, pasar de una relación sexual apasionada a la rutina del sexo no es un problema que afecta a unos cuántos solamente. Sin embargo, interesada por estudiar si quizás la gente ha perdido el interés en una sexualidad placentera — algo que en realidad es poco probable — Kristen Mark, psicóloga de la Universidad de Kentucky especializada en la investigación del sexo con un doctorado de la Universidad de Indiana, realizó una encuesta para investigar qué tan lejos irían los hombres y las mujeres cuando se trata de satisfacer a su compañero(a) en la cama.

Mark y sus colaboradores en salud y sexualidad obtuvieron datos de más de 4,800 hombres y mujeres. Por ejemplo, obtuvieron respuestas a preguntas encabezadas con “¿qué harías si…?”. Los resultados, sin duda, hablan de que tanto los hombres como las mujeres están dispuestos a ir más allá de sus miedos y tabúes a la hora de satisfacer a su pareja. Entre la información que encontraron, está la siguiente. Presta atención y piensa qué harías tú si:

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

domingo, 12 de octubre de 2014

4 consejos para compartir tu dieta con una persona con diabetes

Aunque las personas que padecen de diabetes deben cambiar su alimentación para poder controlar los niveles de azúcar en su sangre, eso no quiere decir que la preparación de los alimentos tenga que ser aburrida para quienes conviven con ellos, e inclusive para los mismos pacientes. Ya verás como puedes disfrutar de una dieta deliciosa. Ayuda a tus seres queridos con diabetes y participa también de los beneficios de seguir una plan alimenticio saludable.

Muchas personas viven o comparten gran parte de su vida con alguien que tiene diabetes. Esto les puede generar inquietud, ya que pueden pensar que deben eliminar de sus dietas todas las cosas que tanto les gustan. Si te encuentras en esta situación déjame decirte que no es necesario llevar una dieta simple, insípida y aburrida.

Te cuento de un matrimonio que viene a mi oficina. A él le diagnostiqué diabetes tipo 2 hace cinco años. Ella no tiene la enfermedad, pero desde el momento en que diagnostiqué a su esposo, ella decidió seguir las indicaciones de nutrición que sigue su esposo. Actualmente ella se siente mejor y hasta perdió peso. Todo el mundo los elogia por lo bien que se ven. Me platican que siempre les preguntan que ¿que están haciendo? ¿qué dieta llevan?

En realidad, no existe una “dieta diabética” como tal. Más bien, existen una serie de cuidados que deben considerarse para controlar los niveles de azúcar en la sangre. ¡Esta es una gran noticia! Ya no tienes que pensar en cocinar dos cenas distintas, si vives con alguien con diabetes. Ahora tú también puedes disfrutar de comida deliciosa y saludable. A continuación te daré algunos consejos para que puedas compartir la dieta con una persona con diabetes:

Consejo 1: Piensa en lo que sí puedes comer.

Lo primero que puedes hacer para compartir una dieta rica y saludable con un familiar o un ser querido que ha sido diagnosticado con la diabetes, es cambiar de mentalidad. Si piensas que el seguir una dieta saludable significa que todo se vuelve aburrido, que ya no puedes comer lo que te gusta, te costará más trabajo cocinar y comer. Por el contrario, si piensas en todo aquello que sí puedes comer, en lugar de todo aquello que “no deberías” le encontrarás mucho más placer a la comida y al hecho de comer en familia.

Consejo 2: Controla las cantidades...

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud