DESPACHOS A TODO EL PAÍS

lunes, 3 de agosto de 2015

Lo que debes saber sobre los medicamentos para la diabetes tipo 2

Si la dieta y el ejercicio no son suficientes para mantener tus niveles de glucosa bajo control, probablemente necesitarás medicamentos para ayudarte. ¿Sulfonilureas? ¿Metformina? Con tantos nombres extraños, es difícil entender qué son los medicamentos para la diabetes mellitus y cuál es la diferencia entre ellos. En Vida y Salud te lo explicamos.

Anteriormente, la única manera de tratar la diabetes cuando la dieta y el ejercicio no eran suficientes, era mediante inyecciones de insulina. Afortunadamente para muchos diabéticos (especialmente los que le temen a las agujas), desde hace ya varios años, la enfermedad se puede controlar también con medicamentos orales (pastillas).

Si tu médico te ha recomendado tomar medicinas para controlar tu diabetes, este artículo te servirá para entender acerca de los diferentes grupos de medicamentos.

Sulfonilureas

Este tipo de medicamentos fue descubierto por accidente cuando notaron que los soldados que tomaban antibióticos con sulfa (o sulfonamidas), terminaban con niveles bajos de glucosa (azúcar) en la sangre. A partir de ese descubrimiento, los científicos crearon varias versiones de las sulfonilureas, las cuales aumentan la cantidad de insulina en el cuerpo promoviendo que el páncreas libere más insulina. Aunque son bastante efectivas, a veces fallan la primera vez que se toman, también dejan de tener efecto después de varios años de tomarlas y, además, pueden provocar hipoglicemia.

La primera generación de este grupo de medicamentos existe desde 1950: Tolbutamida (Orinase), Tolazamida (Tolinase), Acetohexamida (Dymelor) y Clorpropamida (Diabinese y Glucamide).

A pesar de que ya no son tan utilizadas, las sulfonilureas de la primera generación siguen siendo tan efectivas como las de la segunda generación: Gliburida (Micronase, Diabeta, Glynase), Glipizida (Glucotrol, Glucotrol XL) y Glimepirida (Amaryl).

Metformina

Aunque este medicamento se ha usado en Europa desde hace muchos años, en Estados Unidos fue aprobado recién en 1995. La demora se debió a que antes habían prohibido un medicamento similar llamado fenformina (phenformin en inglés) sospechoso de causar acidosis láctica, que puede ser fatal. Pero luego se comprobó que la metformina no causa lo mismo.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

domingo, 2 de agosto de 2015

¿Tienes palpitaciones? Cuándo debes preocuparte

Por lo general, el corazón late entre 60 y 80 veces por minuto. La mayoría de esas veces, ni cuenta te das de esos latidos. Pero existen varios factores que pueden hacer que sientas como si el corazón se acelerara, te saltara en el pecho, o hasta que se detuviera por un momento y volviera a latir nuevamente. Muchas veces podría tratarse de algo benigno, una reacción al ejercicio o a una emoción que nos provoca miedo o estrés. Sin embargo, algunas veces podría indicar un problema serio que deberías consultar con tu doctor o con un especialista, un cardiólogo.

Una palpitación es un latido del corazón del que te das cuenta porque no es lo habitual, ya sea que tu corazón se acelere, se vuelva más lento o se salte un latido. Lo percibes porque precisamente no sigue el ritmo de siempre. A veces se trata simplemente de una reacción normal a alguna actividad o a un estímulo psicológico y no tiene mayores consecuencias. Otras veces, podría presentarse incluso cuando estás en reposo y en esos casos es cuando te podría provocar preocupación, especialmente si se repite o su patrón es diferente. ¿Qué me estará pasando? Estas son algunas de las sensaciones que podrías sentir:
Se te acelera el corazón y parece que salta, que corre o que se va a salir del pecho.
Sientes los latidos del corazón en la garganta, el pecho o el cuello.
Sientes un latido irregular.
El corazón se te detiene de momento y después vuelve a latir rápidamente.

¿Por qué ocurren las palpitaciones?

Las causas pueden ser diversas. Algunas ya las hemos mencionado, pero aquí encontrarás una lista más completa. Entre las causas se encuentran:
  • Emociones, ansiedad, estrés, miedo o pánico
  • El ejercicio y el embarazo
  • Exceso de cafeína, que puedes consumir a través de bebidas como café, té, bebidas de cola, chocolate y bebidas deportivas
  • Algunas condiciones médicas, entre ellas: el hipertiroidismo, los niveles bajos de potasio o de glucosa (azúcar) en la sangre (hipoglucemia), cuando el nivel de oxígeno está bajo, en caso de anemia, deshidratación y sangrado abundante
  • El uso de algunos medicamentos, como inhaladores para el control del asma, de beta bloqueadores para la hipertensión, de medicamentos para la tiroides o para el tratamiento de la arritmia, además de algunos medicamentos de venta libre como los que se usan para la tos, el catarro, la congestión nasal o los descongestionantes que contengan pseudoefredina, algunos suplementos de hierbas y pastillas para bajar de peso
  • El consumo de nicotina, así como las drogas ilegales como la cocaína y las anfetaminas
Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

sábado, 1 de agosto de 2015

10 buenas razones para nadar y hacer ejercicio en el agua

Si solamente utilizas la alberca (piscina) para broncearte o tomar un refrescante chapuzón, no sabes lo que te estás perdiendo. Puedes utilizarla para mejorar tu cuerpo y tu salud aprovechando los múltiples beneficios que ofrece tanto la natación como otros tipos de ejercicios que pueden realizarse en el agua. ¡El gimnasio ha cambiado la dirección! Haz la prueba.

La natación y los ejercicios en el agua te ayudan a quemar calorías, reducir pulgadas (o centímetros) y a mantenerte más fuerte y en forma que nunca. Basta ver los cuerpos de los nadadores profesionales: firmes, tonificados, sin una gota de grasa. Esa debe ser tu inspiración y tu meta. Pero no hay que ser un nadador olímpico para disfrutar de una actividad de 10 puntos. Te enumeramos aquí algunas de sus ventajas:

1. Es una buena actividad aeróbica: Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), dos horas y media de actividad aeróbica a la semana, como correr, montar bicicleta o nadar, disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes. Los CDC reportan además, que la natación es la cuarta actividad deportiva más popular en los Estados Unidos, y una excelente manera de mejorar la salud cardiovascular. Los nadadores, añaden, corren la mitad del riesgo de muerte que las personas inactivas. Así que únete a esta corriente de ejercitarte en el agua.

2. Te ayuda a quemar calorías y a mantener el peso: la natación hace que utilices los grupos de músculos principales de tu cuerpo (hombros, espalda, abdominales, piernas, caderas y glúteos), lo que hace que gastes más energía. Aunque nades sin hacer mucho esfuerzo, puedes quemar hasta 500 calorías por hora, pero si decides hacer un esfuerzo más vigoroso, puedes llegar a quemar hasta 700 calorías por hora. El número exacto, por supuesto, depende de tu esfuerzo, pero por lo general cuando nadas unos 10 minutos quemas 60 calorías (al estilo brasa), 80 calorías (al estilo espalda), 100 calorías (al estilo libre) y 180 calorías (al estilo mariposa).

3. La resistencia del agua te tonifica: como el agua es casi 800 veces más densa que el aire, ejerce una resistencia continua sobre todo el cuerpo que resulta de 12 a 14 por ciento mayor que si te ejercitaras fuera del agua. Cada brazada y patada actúa como una sesión de entrenamiento de resistencia que beneficia a todo el cuerpo, pero en particular al tronco, las caderas, los brazos, los hombros y los glúteos.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

viernes, 31 de julio de 2015

Que el estrés no te agobie

¿Cuánto estrés es aceptable?

Ni viviendo en el Tíbet y meditando todo el día, puedes escapar del estrés. Nadie puede evitar totalmente las situaciones estresantes pues son parte esencial de la vida. Nada más estresante que la primera cita de amor, una entrevista de trabajo o llegar tarde por culpa del tráfico. Por eso el problema no es si te da o no estrés, el problema es con qué frecuencia te da y si puedes manejarlo.

A diferencia de lo que muchos creen, el sentir estrés no es siempre malo. El estrés es una reacción natural de tu cuerpo frente a situaciones que te ponen bajo presión o peligro y que te preocupan. En esos momentos tu cuerpo y tu mente se ponen en estado de alerta y te ayudan a reaccionar rápidamente. Pero tan pronto pasa todo, el cuerpo vuelve a distenderse y la sensación de estrés se va.

El estrés en cantidades suficientes puede ser muy útil y darte una inyección de energía que te ayude a ganar un juego de fútbol, o activar tu sentido de supervivencia en condiciones de riesgo. Pero cuando la sensación de estrés no te abandona e incluso empeora después de terminada la situación estresante, puede traer consecuencias negativas para ti. Existen dos tipos de estrés:
  • Estrés agudo: Es el estrés más común pues le da a casi todas las personas cuando enfrentan riesgos, amenazas, retos o miedos. El cuerpo reacciona inmediatamente y de forma intensa, y en algunos casos puede ser hasta emocionante, pues tu cuerpo libera adrenalina, la hormona encargada de poner a latir tu corazón con más fuerza y prepararte para la acción. Pero cuando este tipo de estrés es excesivo o no se maneja adecuadamente, puede llegar a agotarte.
  • Estrés crónico: Surge después de tener estrés agudo por mucho tiempo. En este caso ya no es necesario vivir situaciones fuertes para estresarse, ni hay reacciones inmediatas o llenas de emoción. Cuando tu estrés ha llegado a un estado crónico empiezas a no tolerar pequeñas situaciones cotidianas como el tráfico, el elevador dañado o una pequeña discusión en casa. Y aunque ya no reaccionas tan rápidamente, la sensación de estrés dura más tiempo y es más complicada, a veces ni siquiera entiendes qué es lo que sientes o por qué, pero lo sientes. Además, se te hace cada vez más difícil encontrar soluciones a tus problemas.
En la medida en que aumenta la sensación de estrés, los efectos sobre tu cuerpo aumentan y lo que empezó como un dolor de cabeza, puede terminar en una reducción de tus defensas o en enfermedades cardíacas. Pero además, también se afectan tus emociones y tus comportamientos.

Lo bueno es que el estrés se puede manejar. Existen muchos métodos para que puedas aprender a controlarlo, antes de que él te controle a ti (en este artículo te damos 7 formas de aliviar el estrés) . Es cuestión de ponerle voluntad. El ejercicio te puede ayudar. ¡Tu puedes controlar el estrés!

Tomado de Vida y Salud

jueves, 30 de julio de 2015

Algunas mujeres mayores están consumiendo demasiado calcio

Aún no se sabe si está relacionado con su ingesta de la vitamina D

Un nuevo estudio sugiere que la hipercalciuria y la hipercalcemia, las condiciones en las cuales los niveles del calcio en la sangre y en la orina son demasiado altos, podrían ocurrir en mujeres mayores tras el consumo de suplementos de la vitamina D y el calcio.

Los suplementos de calcio son utilizados frecuentemente para reducir la resorción del hueso en la osteoporosis, y muchos estudios apoyan este uso. La vitamina D ayuda en la absorción del calcio. Se utiliza, sola o en combinación con el calcio, para aumentar la densidad mineral ósea y disminuir las fracturas.

En un estudio reciente, los investigadores asignaron al azar a 163 mujeres de entre 57 y 90 años de edad para recibir de 400 a 4.800 UI de vitamina D diariamente junto con 200 mg de citrato de calcio en tabletas (hasta alcanzar una ingesta diaria de calcio de alrededor de 1.200 mg), para evaluar qué tan frecuentemente ocurren la hipercalciuria y la hipercalcemia en las mujeres mayores. Al principio del estudio, todas las mujeres tenían niveles bajos de vitamina D. Se midieron los niveles de calcio en la sangre y la orina de las participantes cada 3 meses durante el largo del estudio.

Los investigadores encontraron que después de la suplementación, la hipercalcemia y la hipercalciuria ocurrieron en 8.8% y 30,6% de las mujeres participantes, respectivamente. No se encontró ninguna asociación entre la dosis de la vitamina D y la incidencia de estas condiciones. Aproximadamente la mitad de los casos de hipercalciuria duraron sólo un tiempo corto, mientras que la otra mitad fueron recurrentes. Además, la hipercalciuria también se produjo en las mujeres que tomaron un placebo.

Los autores concluyeron que tanto la hipercalcemia y la hipercalciuria podrían ocurrir con el uso de los suplementos de vitamina D y calcio. Sin embargo, no está claro si es la combinación del calcio y la vitamina D, o el uso de sólo uno de ellos, que las causa. Además, los investigadores señalaron que los resultados podrían proporcionar información sobre el aumento de cálculos renales, como se informó en el ensayo de la Iniciativa de Salud de las Mujeres (Women’s Health Initiative). Se necesita investigación adicional para comprender estos resultados más a fondo.

Para obtener más información acerca del calcio o de la vitamina D, por favor visita nuestro Diccionario de Remedios y Tratamientos Naturales, elaborado en colaboración con Natural Standard, o utiliza nuestra casilla de búsqueda en la barra azul hasta arriba a la derecha.

Referencias
  • Gallagher JC1, Smith LM, Yalamanchili V. Incidence of hypercalciuria and hypercalcemia during vitamin D and calcium supplementation in older women. Menopause. 2014 Jun 16.
  • Natural Standard: La autoridad en medicina integral. https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com
Este breve informe es solo para propósitos informativos. Su propósito es ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes sobre la salud. Esta información no debe interpretarse como un consejo médico específico. Antes de tomar decisiones terapéuticas, los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para recibir contestaciones específicas a sus preguntas sobre terapias, diagnósticos y / o enfermedades.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

miércoles, 29 de julio de 2015

El mareo a menudo puede tratarse con la ayuda de un médico

Los eventos recurrentes de mareo no deben pasarse por alto, nos dice la Mayo Clinic. Todo ataque recurrente, fuerte o repentino y/o evento prolongado de mareo, desmayo, aturdimiento o vértigo puede ser señal de un trastorno subyacente y amerita acudir al médico.

La edad aumenta el riesgo de sufrir ciertas afecciones que ocasionan mareo y falta de equilibrio. Los síntomas pueden deberse a más de una causa, pero por lo general, las afecciones subyacentes no son mortales y pueden controlarse con la ayuda de un médico.

A fin de mantener el equilibrio, es preciso que el cerebro, los ojos, los nervios sensitivos y el oído interno funcionen como un sistema finamente sintonizado que recoge y procesa información sobre el movimiento del cuerpo en relación con el entorno circundante. El equilibrio también depende de que el corazón lata bien de forma constante, así como de que los vasos sanguíneos mantengan estable la presión y que circule un volumen adecuado de sangre por todo el cuerpo.

Las posibles razones para perder el equilibrio incluyen debilitamiento muscular, daños nerviosos en piernas o brazos, trastornos de ansiedad, migrañas, trastornos del sistema nervioso central como la esclerosis múltiple y ciertos medicamentos. En los ancianos, especialmente los antidepresivos y anticonvulsivantes para controlar la presión arterial alta pueden provocar mareo.

Descubrir lo que contribuye al mareo suele ser un proceso de eliminación. El médico le sugerirá realizar una serie de exámenes para determinar si los síntomas derivan de problemas en el oído interno o de otras enfermedades que pueden tratarse o controlarse de manera diferente.

A pesar de que sea raro, el mareo también puede indicar la presencia de una enfermedad grave. Una persona debe buscar atención médica de emergencia si el mareo se presenta junto con:
  • Dolor de cabeza nuevo, diferente o fuerte
  • Visión borrosa o doble
  • Pérdida del oído
  • Alteración del habla
  • Debilidad en la pierna o brazo
  • Pérdida del conocimiento
  • Dificultad para andar o una caída
  • Entumecimiento u hormigueo
  • Dolor del pecho, taquicardia y/o latidos cardíacos lentos
Cualquiera de estos signos o síntomas pueden indicar la presencia de un problema grave, como un accidente cerebrovascular, un tumor cerebral o una enfermedad del corazón.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

martes, 28 de julio de 2015

6 formas de aplicar correctamente el repelente de insectos

Cuando suben las temperaturas, tienes un buen aliado: el repelente de insectos, que junto al bloqueador solar, el traje de baño, un buen sombrero y las gafas de sol, son parte del equipo básico en la época de calor. Pero no basta que el envase diga que sirve para alejar o eliminar los molestos -y muchas veces peligrosos- insectos. Aquí te damos una breve guía para que lo uses de la forma correcta.

Una salida al jardín, una reunión celebrando con una parrillada, o practicar un deporte al aire libre, son ocasiones de diversión y esparcimiento que disfrutamos al máximo durante los meses de verano pero que pueden convertirse en verdaderas pesadillas si no mantenemos a los molestos insectos alejados. Y los mosquitos, aunque son los más conocidos, no son los únicos. Hay que cuidarse de las hormigas, las garrapatas, pulgas, abejas, avispas, arañas, en fin.

Picaduras, picazón, dolor y hasta la transmisión de enfermedades como el dengue, el paludismo (también conocido como malaria), la enfermedad de Lyme, ciertos tipos de encefalitis como la encefalitis equina, y el virus del Nilo Occidental, entre otras, son posibles complicaciones si no tomas medidas para evitar las picaduras. ¿Sabes cómo sacar el máximo provecho del repelente de insectos? Sigue estos consejos que brindan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés):

1. Escoge el repelente adecuado. En el mercado encontrarás una gran variedad de productos con el propósito de ahuyentar a los insectos, pero no todos son iguales, ni sirven para mantener bajo control a todo tipo de insecto. Para saber cuál escoger, es necesario que revises la etiqueta y te fijes en el pesticida activo:
  • Los que contienen Picaridin (o KBR 30223), IR3535, o aceite de eucalipto de limón (citronellal) te servirán para controlar a las picaduras de mosquitos (por ejemplo: Cutter Advance, Repel, Off!, o Skin Smart).
  • Si quieres controlar a los mosquitos, a las pulgas y a las garrapatas, es mejor seleccionar productos cuyo ingrediente activo sea el DEET (N,N-dietil-meta-toluamida) . Entre las marcas en el mercado que lo contienen están: think Off!, Cutter y Ultrathon, entre otras. Aunque las probabilidades son pocas, los productos que contienen DEET pueden provocar algunas reacciones adversas, como disminución, falta de sensibilidad o quemazón en los labios, dolores de cabeza y erupciones, pero si los usas adecuadamente el riesgo de estas reacciones se reducen. Además, todo es cuestión de balance: se corre más peligro cuando quedamos expuestos a los peligros de las picaduras de insectos.
  • Estos ingredientes están regulados por la EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos) y su efectividad ha sido probada. No obstante, la eficacia del uso del aceite de eucalipto de limón por sí solo para repeler insectos no se ha demostrado. Las mujeres embarazadas o que están dando pecho, pueden usar los productos regulados por la EPA.
Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

lunes, 27 de julio de 2015

Los años de estudio: un nuevo factor de riesgo para la miopía

Un equipo de investigadores alemanes ha sido el primero en encontrar nuevos factores de riesgo para el desarrollo y la severidad de la miopía, que tienen que ver con el entorno y con los hábitos de vida y no necesariamente con la genética: específicamente el nivel de educación y los años de estudio. Interesante, ¿no es cierto?

Dedicamos años y años de estudio a prepararnos para el futuro. Un alto nivel educativo y una carrera ayudan a alcanzar metas a nivel profesional y cultural a la vez que brindan seguridad y estabilidad financiera. Pero “quemarse las pestañas” en el intento, según un estudio reciente, puede ocasionar un peligro para los ojos, esas herramientas básicas que se utilizan para estudiar y leer todo lo necesario para adquirir esos conocimientos: específicamente, representan un riesgo mayor de desarrollar miopía. La miopía es una condición de la vista que hace que los objetos cercanos se vean claros, pero los lejanos se vean borrosos.

La miopía es una condición muy común que afecta a alrededor de un 30 a un 42 por ciento de la población estadounidense y ha ido en aumento en otros países (su tasa de incidencia en los países asiáticos desarrollados, es de un 80 por ciento en la actualidad). Existe evidencia que apoya la teoría de que tiene origen genético, pero algunos adultos pueden desarrollarla debido a un exceso de estrés visual o por condiciones de salud como la diabetes. Una miopía extremadamente severa es una de las causas de la pérdida de la visión y está asociada con un riesgo mayor de desarrollar desprendimiento de la retina, degeneración macular por miopía, cataratas prematuras y glaucoma.

Pues bien, un equipo de investigadores del Centro Médico Universitario en Mainz, Alemania realizó el primer estudio de población que sugiere que los factores ambientales podrían ser incluso más importantes en el desarrollo y severidad de la miopía que la propia genética. 

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

domingo, 26 de julio de 2015

¿Falta de deseo sexual? 4 posibles razones detrás de tu desgano

Hablemos claro: no siempre está el horno listo para las galletitas. Por mucho que quieras a tu pareja hay días en que lo más lejano de tu cabeza y de tus deseos es un encuentro amoroso. Y resulta pertinente decir que no y dejarlo para otro día. Pero cuando el “no” deja de ser la excepción y se convierte en la regla, hay que buscar la causa para proteger tu salud y tu relación de pareja. Si últimamente has dicho no demasiadas veces, quizás encuentres la razón aquí. 

Te sientes mal o estás francamente agotada. Una pareja comprensiva entiende perfectamente estas causas. Y es que hay razones muy legítimas para decir que no al encuentro amoroso. Pero si la negación proviene de una persistente falta de deseo y una total ausencia de fantasías sexuales, entonces los especialistas tienen un nombre para la condición: deseo sexual hipoactivo, la forma más común de la falta de satisfacción sexual en las mujeres.

Este trastorno ni llega por sí solo, ni se va por sí solo tampoco. Es muy importante recibir atención médica, primero para determinar qué lo está causando y segundo, para resolverlo.

Frecuentemente se debe a causas psicológicas y a conflictos dentro de la relación de pareja que se han ido acumulando sin resolverse: frustración, enojo, resentimiento, falta de comunicación y de intimidad emocional satisfactoria. En ese caso, la primer opción de tratamiento para la mujer y su compañero (quien es parte del problema y por tanto, de la solución) es la consejería de pareja y la terapia emocional.

Pero la falta de deseo crónico también puede tener causas físicas o relacionadas con el estilo de vida. Por ejemplo, una madre con varios hijos, exhausta por el exceso de trabajo fuera y dentro de la casa e incapaz de relajarse, nunca encuentra la energía para pensar, realizar y disfrutar el sexo.

Otras veces, la causa está relacionada con una condición médica. Veamos algunas de las más comunes:

1. La menopausia: la llegada de la menopausia, ya sea por causas naturales o a consecuencia de una cirugía (cuando se quitan los ovarios, por ejemplo), se caracteriza por el declive gradual o súbito (en el caso de la cirugía) de las hormonas estrógeno, progesterona y testosterona. Los niveles más bajos de la testosterona, en particular, pueden llevar a un descenso de la libido (la energía sexual) ya sea gradual o repentino. El tratamiento convencional del reemplazo hormonal a base de estrógeno y progesterona para aliviar los síntomas de la menopausia también puede empeorar la situación porque el estrógeno aumenta una proteína en la sangre que se adhiere a la testosterona y reduce todavía más sus niveles en el organismo.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

sábado, 25 de julio de 2015

Algunas mujeres mayores están consumiendo demasiado calcio

Aún no se sabe si está relacionado con su ingesta de la vitamina D

Un nuevo estudio sugiere que la hipercalciuria y la hipercalcemia, las condiciones en las cuales los niveles del calcio en la sangre y en la orina son demasiado altos, podrían ocurrir en mujeres mayores tras el consumo de suplementos de la vitamina D y el calcio.

Los suplementos de calcio son utilizados frecuentemente para reducir la resorción del hueso en la osteoporosis, y muchos estudios apoyan este uso. La vitamina D ayuda en la absorción del calcio. Se utiliza, sola o en combinación con el calcio, para aumentar la densidad mineral ósea y disminuir las fracturas.

En un estudio reciente, los investigadores asignaron al azar a 163 mujeres de entre 57 y 90 años de edad para recibir de 400 a 4.800 UI de vitamina D diariamente junto con 200 mg de citrato de calcio en tabletas (hasta alcanzar una ingesta diaria de calcio de alrededor de 1.200 mg), para evaluar qué tan frecuentemente ocurren la hipercalciuria y la hipercalcemia en las mujeres mayores. Al principio del estudio, todas las mujeres tenían niveles bajos de vitamina D. Se midieron los niveles de calcio en la sangre y la orina de las participantes cada 3 meses durante el largo del estudio.

Los investigadores encontraron que después de la suplementación, la hipercalcemia y la hipercalciuria ocurrieron en 8.8% y 30,6% de las mujeres participantes, respectivamente. No se encontró ninguna asociación entre la dosis de la vitamina D y la incidencia de estas condiciones. Aproximadamente la mitad de los casos de hipercalciuria duraron sólo un tiempo corto, mientras que la otra mitad fueron recurrentes. Además, la hipercalciuria también se produjo en las mujeres que tomaron un placebo.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

viernes, 24 de julio de 2015

La inmunoterapia puede ser una alternativa para el cáncer de mama difícil

Un nuevo estudio esperanzador de Mayo Clinic, realizado conjuntamente con Caris Life Sciences, apunta hacia la inmunoterapia como posible alternativa de tratamiento para las pacientes que padecen cáncer de mama con mutación triple negativa y difícil de tratar. El estudio se presentó esta semana durante la quincuagésima reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica en Chicago.

“El presente estudio podría cambiar la capacidad actual de tratar a las pacientes con cáncer de mama triple negativo”, comenta la Dra. Barbara Pockaj, investigadora principal del estudio y cirujana de Mayo Clinic. “Esto podría ser una señal de que la inmunoterapia sirve para tratar a estas pacientes que no cuentan con muchas alternativas, lo que realmente ampliaría sus opciones”.

El cáncer de mama triple negativo es un tipo de cáncer de mama agresivo que evade al sistema inmunitario porque carece la expresión genética para los receptores del estrógeno, la progesterona y el HER2. Eso limita las alternativas de tratamiento. El estudio examinó los biomarcadores implicados en la evasión inmunitaria, incluso el gen PD-L1 y su vinculación con otras vías biológicas como posibles alternativas de tratamiento. La Dra. Pockaj añade que en otros tipos de cáncer, los pacientes que tenían el gen PD-L1 recibieron tratamiento con inmunoterapia, que consiste en mejorar el sistema inmunitario del cuerpo, y algunos de los resultados obtenidos fueron impresionantes.

“Esto es importante porque la inmunoterapia continúa surgiendo como un tratamiento eficaz para los pacientes de cáncer”, explica la doctora. “Se han observado resultados notables en pacientes con melanoma, carcinoma de células renales y hasta cáncer de pulmón. Por lo tanto, la interrogante es si se puede extender este tipo de tratamiento a las pacientes con cáncer de mama”.

El estudio analizó 511 muestras de cáncer de mama triple negativo a través de un método de plataformas múltiples, entre ellas, la expresión del ARN mensajero en todo el genoma, la expresión proteica, los cambios en el número de copia genética y la secuenciación genética. El estudio descubrió que 25 a 30 por ciento tenía el gen PD-L1, lo que significa que esas pacientes podrían ser candidatas a recibir inmunoterapia, e incluso se propuso que el porcentaje podría ser aún mayor en las pacientes portadoras del gen BRCA1 que produce proteínas supresoras del tumor. Si bien los resultados deben investigarse más a fondo, ilustran cómo el perfil molecular puede identificar posibles objetivos de tratamiento para el cáncer de mama triple negativo y otros tipos de cáncer difíciles de tratar.

“Ahora, deseamos realizar estudios de validación en los que se esperaría determinar si las pacientes con expresión excesiva del gen PD-L1 también presentan cambios en los genes de reparación del ADN”, apostilla la Dra. Pockaj. “De encontrar ambos, entonces la combinación de inmunoterapia con quimioterapia podría funcionar”.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

jueves, 23 de julio de 2015

Más allá de la imagen

Lo que debes saber sobre la cirugía plástica

“¿Quieres tener los labios de Angelina Jolie y las curvas de Salma Hayek? ¡Llama ya!” Como si se tratara de un asunto para tomar a la ligera, estos avisos invaden los medios de comunicación en busca de clientes para la cirugía plástica. ¿Quién hubiera pensado que algo tan delicado como un procedimiento quirúrgico pudiera venderse como un producto? Pues en el mundo en el que vivimos, donde las pautas de la belleza son dictadas por la publicidad y el entretenimiento, pasa todo el tiempo.

Cada vez más personas, tanto hombres como mujeres, quieren corregir sus defectos físicos: la nariz, el mentón, estirar los ojos, agrandar los senos, reducir la grasa del abdomen, aumentar los glúteos. Estos cambios — a veces extremos — han inspirado incluso programas de televisión. Hoy en día algunas cirugías plásticas se parecen más a un almuerzo de comida rápida: entras, te sientas, te operan y te vas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos procedimientos pueden tener riesgos, y que deben practicarse bajos ciertos parámetros para evitar complicaciones y que estas complicaciones pueden incluir la muerte.

Antes que nada, piénsalo muy bien. La cirugía plástica es una decisión que cambiará tu vida, ya que afectará tu apariencia física y podría suceder que no quedes satisfecha. Si lo haces, hazlo porque realmente lo deseas, evaluando todos los pros y los contras. No es una buena idea hacerlo porque alguien te lo sugiere, o porque crees que si cambias tu apariencia física vas a conseguir un trabajo o el cariño de una persona. Debe ser una decisión muy personal. Una cirugía no va a cambiar tu autoestima.

Si decides que lo vas a hacer, debes ponerte en manos de un especialista calificado. Cuando digo esto, me refiero a un médico, con todas las letras y todas las de la ley, alguien que ha estudiado para cirujano plástico y que tenga experiencia en el procedimiento que elegiste. Es común que personas inescrupulosas se hagan pasar por médicos calificados y ofrezcan sus servicios a menor costo. Nosotros los hispanos somos dados a caer en esas trampas. Pero ojo, tienes que tener en cuenta que antes de hacerte una cirugía, debes someterte a una evaluación médica completa, considerar la reputación del médico y estar segura de que va a estar ahí durante la fase de recuperación. Esto es muy importante.

¿Y qué hay de los riesgos? El médico debe de explicártelos en detalle. Aunque algunas cirugías no tienen riesgos mayores, todo procedimiento quirúrgico puede tener complicaciones que van desde problemas de cicatrización y sangrado hasta infecciones o incluso la muerte. ¿Vale la pena arriesgar la vida por unas arrugas menos? Hay casos de personas que por sus deseos de parecer más jóvenes, han muerto de paros cardiorrespiratorios durante la anestesia. Si van a utilizar anestesia, que sea por un anestesiólogo en un hospital o un centro quirúrgico calificado. Además, muchos procedimientos requieren de cuidado post operatorio especial o de procedimientos quirúrgicos posteriores, como en el caso del aumento de los senos que frecuentemente requiere de nuevos implantes para reemplazarlos después de 10 a 15 años. Obtén toda esta información. Es muy importante que estés bien informada.

Otro riesgo de la cirugía estética es que no produzca los cambios que esperabas y que esto tenga consecuencias psicológicas o que requieras otras cirugías y más gastos para corregir los resultados. Desgraciadamente, frecuentemente los resultados son irreversibles. Además, no debes olvidar que la mayoría de los seguros de salud no cubren los costos de este tipo de intervención a menos que sean realizadas por razones médicas. Así que también revisa tu bolsillo.

Con todas estas recomendaciones, espero que antes de dar el paso, lo pienses muy bien. Lo más importante y duradero es lo que se tiene por dentro, la belleza interior. Recuerda que el bienestar de uno mismo pasa por mucho más que la imagen.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

miércoles, 22 de julio de 2015

Cuando la belleza sale cara

Después de que te aplican un relleno ¡pagas con una infección!

Lo que menos esperan las mujeres que visitan a un cirujano plástico o a un dermatólogo es una infección que, lejos de embellecer sus rasgos faciales, los hagan feos. Sin embargo, es una de las posibles consecuencias de las inyecciones con los rellenos o “fillers” para reducir las arrugas o aumentar los labios. Este peligro es real, aun utilizando medidas extremas de higiene. Infórmate aquí.

Los rellenos o fillers, que algunos llaman cirugías plásticas líquidas, se usaban hace un tiempo atrás solo para reconstruir los rostros deformados, generalmente a causa de algún accidente. Pero en la actualidad, estas inyecciones de sustancias gelatinosas se utilizan para restaurar el aspecto juvenil del rostro o para definir su forma, hacer los labios más gruesos y sensuales y alisar las líneas y las arrugas.

Aunque el tratamiento no es permanente, ofrece muchos de los beneficios de la cirugía estética sin necesidad del bisturí. De ahí su gran popularidad. De acuerdo con la American Society for Aesthetic Plastic Surgery (ASAPS o Sociedad Americana de Cirugía Plástica Estética), los rellenos o fillersconstituyen el segundo tratamiento estético sin cirugía más popular en los Estados Unidos.

Pero desafortunadamente, el uso de rellenos o fillers, a veces, tiene efectos secundarios que pueden ser no sólo visualmente desagradables, sino hasta peligrosos para la salud. En ocasiones se forman abultamientos blandos bajo la piel que son difíciles de tratar, y que en casos aislados conducen a la formación de lesiones que no sanan.

Una investigación de la Universidad de Copenhagen, cuyos resultados se publicaron en el revistaPathogens and Disease, revela que los abultamientos se forman a causa de una infección bacteriana, que puede ocurrir aunque se tomen las más esmeradas medidas de higiene durante el proceso.

Morten Alhede, del Departamento de Salud Internacional, Inmunología y Microbiología de la Universidad de Copenhagen, explica que los expertos pensaban que este efecto secundario de los rellenos o fillersse debía a un problema autoinmune o una reacción alérgica del paciente al gel inyectado. Pero la investigación descubrió que los mismos rellenos actúan como incubadoras de la infección. Bastan unas cuántas bacterias para crear una lesión bacteriana y una capa firme de material bacteriano (obiofilme), que no responden a los antibióticos.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

martes, 21 de julio de 2015

7 consejos para prevenir y controlar la osteoporosis

Este es un momento apropiado para recordarte que, como mujer, tienes mayores probabilidades de sufrirla, sobre todo si ya has pasado la menopausia. Aprovecha la oportunidad de aprender a prevenirla o de mantenerla bajo control si ya la padeces.

La salud de los huesos es fundamental para el bienestar general de nuestro cuerpo. Mantenerlos sanos y fuertes debe ser una prioridad porque con el paso del tiempo y el efecto de otros factores, como los cambios hormonales, van perdiendo su fuerza y densidad. Este deterioro gradual tiene nombre: osteoporosis, una condición que consiste en la pérdida de la masa ósea y el deterioro de los tejidos de los huesos que se traducen en la fragilidad de los mismos y una mayor probabilidad de fracturas (o roturas), especialmente de la cadera, la columna vertebral y las muñecas. Según la Organización Mundial de la Salud, la osteoporosis es el quinto problema de salud a nivel global.

Para que puedas darte una idea de la magnitud de las consecuencias de la osteoporosis, la más grave de ellas, la fractura de cadera, tiene un nivel elevado de mortalidad durante el primer año en que ocurre (de un 12 a un 20%). Y los que la sobreviven, a menudo sufren un deterioro considerable en su calidad de vida. La OMS calcula que para el año 2050 unos 6 millones de personas sufrirán una fractura de cadera a consecuencia de la osteoporosis. Razón de más para combatirla y prevenirla.

¿Cómo ocurre ese desgaste óseo? En general, los huesos están continuamente en un proceso de formarse y desintegrarse. Cuando la desintegración del hueso es mayor que su formación, se presenta la osteoporosis. Esta puede afectar a ambos sexos, pero es más frecuente en las mujeres, sobre todo después de la menopausia, debido a los grandes cambios hormonales que ocurren en esa etapa. De acuerdo a las pruebas de la densidad ósea, la osteoporosis se presenta en un 15% de las mujeres que tienen entre los 50 y los 59 años, proporción que aumenta con rapidez a un 70% al llegar a los 80 años.

Además de la edad (la mayor densidad de la masa ósea ocurre alrededor de los 30 años, y a partir de entonces empieza a declinar), y el sexo (las mujeres tiene cuatro veces más probabilidades que los hombres de padecerla después de los 50 años), hay otros factores de riesgo que debes observar. La estructura ósea y el peso, por ejemplo, ya que las personas menudas y delgadas tienen más riesgo. También la genética, así como antecedentes de fracturas, y algunas enfermedades, como artritis reumatoide.

¿Estás en riesgo de padecer de osteoporosis? Si es así, consulta con tu médico sin demora. Es posible que te recete algún medicamento del tipo de los bifosfonatos. Estos medicamentos, como Risendronato (Actonel o Atelvia), Ibandronato (Boniva) o Alendronato (Fosamax) que son por vía oral (tomados) oÁcido Zoledrónico (Reclast o Zometa), que se da en la vena, se han usado con éxito desde 1995 para evitar o retrasar la pérdida de la masa ósea. Durante el tratamiento, los bifosfonatos llegan a ser parte del hueso nuevamente formado y se mantienen allí por varios años. Los pacientes continúan recibiendo sus efectos por mucho tiempo después de dejar de usarlos. Hay, sin embargo, algunas limitaciones. 

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

lunes, 20 de julio de 2015

¿Qué se esconde en tu cepillo de dientes?

8 formas de mantenerlo impecable

Parece que está limpio… pero no te confíes. Tu cepillo de dientes, si no sabes la manera de cuidarlo y guardarlo, puede estar lleno de microbios escondidos, desde estafilococos hasta bacterias intestinales. Entérate de lo que debes hacer para mantener tu cepillo — y a ti mismo(a) — libre de visitantes indeseables.   

Lo utilizas varias veces al día para mantener los dientes y la boca limpios, pero ¿qué tan limpio está el cepillo? A simple vista, no notas el peligro, pero los microbios y las bacterias proliferan en todas partes, tanto en el cepillo como en tu boca. Esta le sirve de “hotel” a cientos de microorganismos de distintos tipos, y lo peor es que pueden pasar al cepillo de dientes cuando lo usas y multiplicarse allí a su gusto. Para complicar más las cosas, el cepillo de dientes se guarda generalmente en el baño, y eso puede contaminarlo con gérmenes del aparato digestivo. Esto ocurre si no te lavas bien las manos después de ir al baño, o puede suceder debido a las gotas microscópicas que se esparcen después de descargar la taza sanitaria si ésta se encuentra muy cerca del lavabo.

¿Hay algo que puedas hacer para mantener tu cepillo de dientes libre de bacterias y organismos indeseables? La clave está en cuidarlo, guardarlo de la manera apropiada… y reemplazarlo con frecuencia. Los siguientes puntos pueden ayudarte a conservar tu cepillo de dientes limpio y “saludable”:

1. Lávate las manos. Después de ir al baño y antes de cepillarte los dientes cada vez. Esta simple precaución reduce las probabilidades de que haya contaminación fecal.

2. Usa un enjuague bucal antimicrobiano antes de cepillarte los dientes. Ese tipo de enjuague disminuye las bacterias de la boca, lo que reduce el riesgo de que terminen en tu cepillo de dientes cuando lo uses.

3. Utiliza el hilo dental. Debe ser parte de tu limpieza bucal regular. El hilo dental reduce las bacterias que se alojan en tu boca, y así no contaminan el cepillo. Esto es aun más importante si tienes alguna enfermedad de las encías, porque las bacterias bucales pueden pasar a la corriente sanguínea cuando realices actividades normales como comer, mascar chicle o cepillarte los dientes.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

domingo, 19 de julio de 2015

12 métodos anticonceptivos que todo adolescente debe conocer

Seamos realistas. Obviamente lo mejor es que te esperes a ser adulto antes de iniciar la actividad sexual. Pero tus hormonas están alborotadas y es difícil aguantar las tentaciones si eres adolescente. La simple verdad es que la mayoría de los adolescentes se inician en el sexo mucho antes de que sus padres lo quisieran. Si lo vas a hacer, hazlo inteligentemente. Necesitas saber cómo protegerte. Que el sexo no te agarre desprevenido y te pesques una enfermedad de transmisión sexual o acabes con un embarazo no deseado.

El uso del control de la natalidad no es nada nuevo. Al contrario, es tan viejo que incluso para la época de tus abuelos ya era un tema antiguo. De todos modos, no creas que vas a usar los mismos métodos que usaban ellos. Los tiempos han cambiado y se han ido descubriendo nuevos métodos.

Si estás interesado en seleccionar un método anticonceptivo para ti y tu pareja, lo primero que debes saber es que aunque hoy en día hay muchos, no todos son los más adecuados para los adolescentes. A continuación te platico sobre 12 métodos anticonceptivos que todo adolescente debe conocer. Entérate de cuáles podrían ser los más convenientes para ti:

1. Condón: es la forma más sencilla de prevenir un embarazo cuando se tienen relaciones sexuales, y tiene la ventaja de que te ayuda a evitar el contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) y el VIH. Los hay para hombres y para mujeres, y los más seguros son los de látex. Los hay con o sin lubricante, con y sin espermicida. Es importante usarlos correctamente para asegurarte de practicar sexo seguro.

2. Métodos naturales: Existen varios métodos (método del calendario, método Billing, método de la temperatura basal, coitus interruptus, etc.) los primeros se caracterizan por identificar cuándo va a ovular la mujer y evitar tener relaciones sexuales durante esos días, pues es cuando hay más posibilidades de un embarazo. Unicamente se pueden aplicar si la mujer tiene sus ciclos menstruales regulares. El último consiste en que el varón se salga de la vagina antes de eyacular, pero el líquido del pre-eyaculado también tiene espermatozoides. Son métodos económicos, pero difíciles de seguir y con mayor riesgo en cuanto a la prevención del embarazo. No ayudan a prevenir ETS.

3. Píldoras o parches anticonceptivos: Estos métodos se usan cuando tienes una vida sexual activa regular con una pareja estable en la cual puedes confiar que no te trasmitirá ninguna ETS o el VIH. En ambos casos tus niveles hormonales cambian. Con las píldoras es necesario tomarlas diariamente y se recomienda que sea alrededor de la misma hora, por ejemplo, en las noches. Los parches se pegan en la piel 1 vez a la semana en alguna parte del cuerpo. Son bastante efectivos siempre y cuando los uses correctamente.

4. Anticonceptivo inyectable: Es un método mediante el cual te dan hormonas también pero la inyección dura tres meses. La ventaja es que no tienes que preocuparte por hacer nada durante ese tiempo para prevenir el embarazo. No te protege contra enfermedades de transmisión sexual. Y un efecto secundario es que los periodos pueden disminuir o desaparecer durante los meses en que tienes el efecto de la inyección. Eso no quiere decir que afecta tu fertilidad posterior.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

sábado, 18 de julio de 2015

Para evitar la diabetes, no bebas sodas y bebidas azucaradas

Aunque te parezca difícil eliminarlas de tu dieta, no es imposible, especialmente cuando sobran motivos para hacerlo. Me refiero a las sodas y a las bebidas azucaradas, que los diabéticos en particular deben evitar, aun cuando sean endulzadas de manera artificial. Aquí encontrarás algunas razones para evitar estas bebidas. A cambio te ofrecemos varias alternativas naturales, deliciosas y saludables.

¿Te imaginas la vida sin bebidas azucaradas ni sodas? Tal vez te resulte imposible, pues muchas personas están tan acostumbradas que hasta pueden ponerse de mal humor si no tienen su soda (refresco) preferida. ¿Has pensado cuántos vasos tomas al día? ¿O cuánto hace que no bebes agua pura? No tomes las respuestas a la ligera: si las sodas ocupan un lugar principal entre las bebidas que consumes a diario, puedes estar poniendo en riesgo tu salud.

Por ejemplo, ¿usarías 22 sobrecitos de azúcar todos juntos? Seguramente no. Sin embargo, al beber un vaso grande de soda de 20 onzas (590 ml) lo estás haciendo y con una porción más pequeña, de 12 onzas (355 ml), estarás tomando el equivalente a 9 cucharas de azúcar. ¿Has calculado cuánto consumes por día, por semana? Ahora tal vez estés empezando a verlo con claridad.

El consumo de azúcar hace que tengas más posibilidades de subir de peso, y con el exceso de peso se aumentan tus posibilidades de desarrollar otras enfermedades como la diabetes tipo 2. Y si bien las sodas no van a provocarte diabetes directamente, pueden ser de gran ayuda para que ocurra, sobre todo cuando las bebes de manera frecuente.

Más aún, un estudio reciente desarrollado por unos investigadores del Colegio Imperial de Londres, en Inglaterra, encontró que el consumo diario de apenas una lata de estas bebidas (de 340 mililitros o 12 onzas) aumenta un 22 por ciento el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Esto no significa que sólo cuidando el consumo de sodas podrás evitar la diabetes tipo 2, ya que hay factores genéticos que juegan un rol importante en el desarrollo de esta enfermedad. Sin embargo, se ha comprobado que el tipo de alimentación y el ejercicio juegan un papel importantísimo cuando se trata de prevenir la diabetes tipo 2 que, cuando no se controla, puede provocar complicaciones más graves como pérdida de la visión, aumento en la frecuencia de infecciones, problemas con la circulación de la sangre, lo que puede terminar –en casos extremos- en amputaciones, por ejemplo.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

viernes, 17 de julio de 2015

Agua con vitaminas: ¿te conviene o no?

El agua y las vitaminas son vitales para la salud y hasta para la vida misma, por lo que combinarlas en una misma botella parece una idea perfecta. ¿Pero lo es realmente? La respuesta está en la etiqueta del envase. Descubre aquí si te conviene o no tomar esa agua vitaminada para que puedas tomar una decisión informada. 

Quizás hayas visto en tu supermercado, o en los medios publicitarios, las ofertas comerciales del agua con vitaminas. Es posible que estos productos te hayan despertado la curiosidad o hasta los consumas ya con cierta regularidad. Después de todo, parece una excelente combinación. El cuerpo necesita el agua y las vitaminas para las reacciones químicas y las funciones básicas que sostienen la vida, por lo que esa botella que las combina parece la bebida perfecta para mantenerte saludable.

Pero…¿Puedes realmente creer esa promesa? Parte de la respuesta la encontrarás en la etiqueta que debes revisar cuidadosamente, no solamente en la compra de un producto como éste, sino de cualquier otro, y muy especialmente si te promete beneficios para tu salud.

El agua vitaminada consiste básicamente en agua enriquecida con ciertas sustancias: como vitaminas y electrolitos. Hasta ahí, muy bien. Pero considera que si estás consumiendo una dieta balanceada, puedes obtener todos esos mismos nutrientes de los alimentos frescos y no embotellados. Si además, continúas revisando, encontrarás que el agua vitaminada, muchas veces también viene enriquecida con colorantes, cafeína y edulcorantes, sustancias que definitivamente no necesitas si tu intención es proteger tu salud y que menos aún debían incluirse en productos que se rotulan como “saludables”.

Ciertas marcas pueden contener hasta 33 gramos de azúcar, un nivel altísimo, si consideras que una lata de Coca Cola contiene 39 gramos de azúcar. Entonces, ¿lo que tomas es agua con vitaminas o está más cerca a tomarte un refresco o soda azucarado?

Si no tienes exceso de peso y te ejercitas a diario vigorosamente, quizás el consumo de toda esta azúcar extra no te afecte tanto (aunque igual, no es saludable). Pero ¿cuántas personas consumen este tipo de producto creyendo que no están agregando calorías extra a su consumo calórico diario? ¿O cuántos diabéticos, sin saberlo, están consumiendo más azúcar de la que deberían ingerir?

La obesidad, como te hemos mencionado previamente en VidaySalud.com se ha vuelto una epidemia y afecta lo mismo a los niños como a los adultos. Su aumento, cada día más notable en muchos países desarrollados, está directamente relacionado con el exceso de azúcar en los alimentos procesados y en las bebidas edulcoradas como las sodas.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

jueves, 16 de julio de 2015

El largo de la aguja podría influir en un mejor control de la diabetes

Para muchos diabéticos, el momento más molesto del tratamiento es cuando tienen que ponerse las inyecciones de insulina. ¿Estás de acuerdo? Quizá puedas hacer las cosas más llevaderas de una manera muy sencilla: cambiando el tamaño de la aguja. 

¿A quién le gusta darse un pinchazo? Pero en muchas ocasiones son, además de necesarios, imprescindibles para mantener la salud. El ejemplo clásico son las inyecciones de insulina, cruciales en el tratamiento de la diabetes tipo 1 y de muchos casos de diabetes tipo 2.

Hasta hace poco se recomendaba aplicarlas con las agujas más largas (de 1/2 pulgada o 12 mm), especialmente en pacientes con mucho sobrepeso, para asegurarse de que penetraran bien a través de la piel y llegaran al tejido adiposo (la capa de tejido graso que se encuentra bajo la epidermis, la parte más externa de la piel). Al usar una aguja larga, se creía, se garantizaba que no hubiera derrames o escapes de la insulina, sin temor a que el paciente recibiera por eso una dosis menor de la necesaria.

Sin embargo, el miedo a las agujas y la incomodidad de aplicarse periódicamente las inyecciones hace que muchos pacientes no sigan el tratamiento como se les indica.

Una investigación realizada por Nancy Klobassa y Peggy Moreland, educadoras de diabetes de la Mayo Clinic, se concentró precisamente en el tema tomando como base varios estudios previos. Los resultados ofrecen una nueva perspectiva: es posible reducir el largo de la aguja sin que el paciente se perjudique. Estas son buenas noticias para los diabéticos que se sienten intimidados — y a veces francamente aterrorizados — por las inyecciones.

Por mucho tiempo, la corpulencia del paciente había sido el factor principal en la selección de la aguja. Por lo regular, se escogía una aguja más larga para los pacientes más gruesos, y se usaba el método de pellizcar la piel al aplicarla. Esto último evitaba aplicar la inyección en el músculo, que además de causar dolor, impide un óptimo control del nivel de glucosa en la sangre.

Tras revisar toda la evidencia, las investigadoras de Mayo Clinic llegaron a la conclusión de que una aguja más corta producía menos dolor que las agujas largas en los pacientes, por lo que sentían menos miedo y ansiedad al aplicarse la insulina y además, resultaba igual de eficiente. Teniendo eso en cuenta, han modificado las recomendaciones que les dan a sus pacientes y que tú puedes adoptar para inyectarte la insulina con menos molestias y mayor efectividad:
  • Los pacientes, tanto los de peso normal como los “pasaditos” de peso, pueden usar agujas cortas de 5/16 pulgadas (8 mm) con la jeringuilla de insulina, siempre que usen la técnica correcta, otro factor importante a la hora de recibir la dosis adecuada del medicamento.
  • El lugar más apropiado para la inyección es el abdomen, pero también pueden aplicarse en el brazo, los glúteos o los muslos (por el frente o la parte externa del muslo).
  • La aguja debe insertarse recta (en un ángulo de 90º) y mantenerse en esa posición de 5 a 10 segundos.
Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud

miércoles, 15 de julio de 2015

Celebra las verduras y las frutas frescas

Cualquier día es bueno para celebrar la alimentación saludable. Natural Standard celebró destacando las virtudes de varias frutas y verduras.

Arándano azul (blueberry): Los arándanos azules tienen niveles altos de antioxidantes debido a la presencia de antocianinas, que son los pigmentos que muchas plantas producen para atraer a las aves y los insectos necesarios para la polinización. Los arándanos silvestres de matas bajas tienen niveles más altos de ciertos compuestos antioxidantes que las variedades cultivadas en matas altas.

Aguacate o palta: Los aguacates o paltas son frutas, no vegetales, que pertenecen al género Persea y a la familia Lauraceae. Un aguacate tiene un mayor contenido de grasa (5 gramos por porción) que otras frutas, pero es grasa monoinsaturada, que se considera una grasa saludable cuando se consume con moderación.

Fresa of frutilla: La fresa (Fragaria spp.) es conocida primordialmente por su fruto rojo comestible, cubierto de pequeñas semillas. La fruta es fragante y alta en fibra, vitamina C, folato, potasio y antioxidantes.

Cereza: Históricamente, las cerezas se han utilizado como alimento y para propósitos medicinales. Las cerezas contienen polifenoles, que pueden tener propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas. Sin embargo, existe limitada evidencia científica para apoyar estos usos.

Espinaca: La espinaca (Spinacia oleracea) es una buena fuente de hierro, ácido fólico, vitamina B6, nitratos, oxalatos, betacaroteno y luteína.

Para obtener más información sobre las frutas y verduras, por favor visita nuestro Diccionario de Remedios y Tratamientos Naturales, elaborado en colaboración con Natural Standard, o utiliza nuestra casilla de búsqueda en la barra azul hasta arriba a la derecha.

Referencias:
  • Natural Standard: La autoridad en medicina integral.
Este breve informe es solo para propósitos informativos. Su propósito es ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes sobre la salud. Esta información no debe interpretarse como un consejo médico específico. Antes de tomar decisiones terapéuticas, los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para recibir contestaciones específicas a sus preguntas sobre terapias, diagnósticos y / o enfermedades.

Aquí puedes seguir leyendo este artículo que nos compartió Vida y Salud